El muro fronterizo propuesto por Trump es imposible e ineficaz

El plan costaría demasiado y no solucionaría el problema migratorio
El muro fronterizo propuesto por Trump es imposible e ineficaz
Donald Trump insiste en um muro en la frontera sur, que México debe pagar.
Foto: EFE/Impremedia

La construcción del muro que ha enfrentado a dirigentes mexicanos con el favorito a la nominación republicana a la Casa Blanca, Donald Trump, es “prácticamente imposible” por su coste y su ineficacia para detener el flujo migratorio, según activistas y analistas políticos.

“El cercado totalmente de las casi 2,000 millas de frontera del suroeste no constituiría una política eficaz”, dijo Faye Hipsman, analista política del Instituto de Políticas Migratorias.

Hipsman indicó que los propios responsables del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) han asegurado que han levantado el muro “necesario”: unas “650 millas en puntos claves, en áreas urbanas de alto tráfico en la frontera”.

Hipsman indicó que gastar miles de millones de dólares más para cercar el resto de la frontera, incluyendo zonas muy remotas y escarpadas donde muy pocas personas cruzan serían difíciles de justificar, sobre todo teniendo en cuenta que los arrestos en la frontera están actualmente en los niveles más bajos desde 1970.

“Un estudio reciente encontró que más mexicanos están saliendo de Estados Unidos que entrando. La cerca fronteriza no hace nada para detener la inmigración ilegal, las personas que entraron con visa y se quedaron en el país sin autorización son un tercio de la población no autorizada (para estar en el país)”, afirmó Hipsman.

Otra de las razones por las que un muro no solucionaría el problema migratorio se atribuye a la orografía de la frontera.

“Quienes proponen la construcción de muros se olvidan que la zona fronteriza es una zona con una topografía bastante accidentada. Si quieren construir un muro del golfo de México al Océano Pacifico hay que echar abajo montañas, hay que construir en zonas inhóspitas y esto es humanamente imposible”, dijo a Efe Christian Ramírez, director ejecutivo de la Coalición de Comunidades Fronterizas del Sur (SBCC).

Ramírez afirmó que la militarización de la frontera y la construcción del muro están lejos de detener el flujo migratorio.

“Lo que han hecho estas 700 millas de muro es crear tensión y obligar a muchas personas a cruzar por zonas remotas donde lamentablemente han perdido la vida unas 10,000 personas desde que se hicieron los primeros muros, en 1994”, sostuvo.

La frontera entre Estados Unidos y México tiene 1,952 millas, 652 de ellas divididas por una valla simple, 36 doble y 14 millas más con una de tres cercas fronterizas, según datos de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP).

El muro se ha convertido en unos de los puntos irrenunciables del programa de Trump, que ya en el discurso en el que anunció su deseo de ser el candidato republicano a la Casa Blanca en junio de 2015 dijo que construiría un “gran muro” que cubriera toda la frontera sur. “Y haré que México pague por este muro”, afirmó.

Esa propuesta, que ha reiterado en numerosas ocasiones desde entonces, ha molestado a políticos mexicanos, como los expresidentes Felipe Calderón y Vicente Fox, que rechazaron que su país vaya a pagar un “centavo por ese estúpido muro”.

El propio presidente de México, Enrique Peña Nieto, lamentó hoy las opiniones de Trump, al considerar que lastiman la relación entre las dos naciones vecinas, y apostó por levantar “puentes” entre ambos países.

La construcción de un muro que cubra el 60% de la frontera que no tiene la valla tendría un coste billonario y sería un gasto innecesario, según Juanita Molina, directora ejecutiva de Border Action Network.

“Alguien que habla de una muralla fronteriza es alguien que no entiende las dinámicas de migración. La muralla fronteriza es un capítulo pasado que no funcionó. Su presencia es una cara inconveniencia para Estados Unidos”, dijo Molina.

De igual manera se manifestó Joanna Williams, directora de Educación y Defensa de la Iniciativa Fronteriza Kino, que consideró que la valla fronteriza está muy lejos de limitar el cruce de los indocumentados.

“Un muro en toda la frontera no es viable, además, lo que un muro demora a una persona para cruzar son dos o tres minutos, así que esto no solucionaría el problema migratorio”, dijo Williams.

Además, los activistas señalaron que los inmigrantes optan en gran número por entregarse en los puertos de entrada para no arriesgar su vida cruzando el desierto o el Río Bravo.

“Prueba de eso es que los migrantes centroamericanos se están entregando en las puertas internacionales pidiendo asilo político. Si llegaran a construir un muro la gente recurriría a túneles o a utilizar el océano atlántico o pacífico”, indicó Salvador Sanabria, director de la organización centroamericana El Rescate.

Cifras de CBP señalan que durante el año fiscal 2015, de octubre de 2014 a septiembre de 2015, unas 22,000 personas se presentaron ante agentes policiales para pedir asilo político y en los primeros cuatro meses de actual año fiscal casi 7,000 inmigrantes han hecho lo mismo.

Sanabria enfatizó que la gente está desesperada y decidida a tomar riesgos para tener una segunda oportunidad de vida. “Ningún muro detendrá esta migración”, opinó.