Obispos mexicanos cuestionan “regaño” del Papa

Francisco dio una llamada de atención al clero mexicano con un discurso fuerte, claro y contundente, durante su visita al país
Sigue a El Diario NY en Facebook
Obispos mexicanos cuestionan “regaño” del Papa
El Papa Francisco sostuvo una reunión con obispos mexicanos en la Catedral Metropolitana el pasado 13 de febrero.
Foto: Foto: Twitter @ConElPapa

México – A tres semanas de la visita del Papa Francisco al país, la Arquidiócesis de México cuestionó si el Pontífice tiene alguna razón para “regañar” a los obispos mexicanos pues afirmaron que han realizado una vida de “entrega al prójimo y no de príncipes”.

En su editorial dominical “Un Episcopado a la Altura” del semanario Desde la Fe, la Iglesia católica aseguró que los obispos están unidos y dispuestos a hacer frente a los retos que el Papa les planteó.

Durante el encuentro con los obispos mexicanos el pasado 13 de febrero, el Papa Francisco llegó a la Catedral Metropolitana a poner orden en la casa. Durante su mensaje instó a los obispos mexicanos a no tener miedo y ser “transparentes”, y habló sobre la necesidad de que el Episcopado resuelva sus problemas de frente y a la cara.

Francisco dio una llamada de atención al clero mexicano con un discurso fuerte, claro y contundente, que en algunos momentos tuvo incluso tono de reprimenda. El Pontífice pidió por una parte a los obispos que “no minusvaloren el desafío” que el narcotráfico representa para la “sociedad mexicana”, incluida la Iglesia. Pero también los conminó a ser “de alma transparente, de rostro luminoso”.

“No tengan miedo a la transparencia. La Iglesia no necesita de la oscuridad para trabajar. Vigilen para que sus miradas no se cubran de las penumbras de la niebla de la mundanidad; no se dejen corromper por el materialismo trivial ni por las ilusiones seductoras de los acuerdos debajo de la mesa”, aconsejó Jorge Mario Bergoglio a los obispos mexicanos.

El Papa Francisco también dijo al prelado mexicano que no perdiera tiempo y energía en las cosas secundarias, en las habladurías e intrigas o en los “vanos proyectos de carrera”.

Sin embargo, el momento probablemente más duro de su mensaje, fue cuando les dijo: “Si tienen que pelearse, peléense. Si tienen que decirse cosas, díganlas. Pero como hombres, en la cara. Y como hombres de Dios, que después van a rezar juntos, si se pasaron de la raya, vayan a pedirse perdón”, aconsejó a los religiosos.

El discurso del Papa provocó severas críticas en contra de los obispos mexicanos. Medios nacionales e internacionales retomaron las palabras de Francisco para recordar que en México la jerarquía eclesiástica en general mantiene un estrecho vínculo con la clase política y económica, vive fuera del precepto de austeridad y tiene posiciones muy conservadoras y distantes de lo que opina el país en temas como el matrimonio homosexual o el aborto.

El domingo, a tres semanas de la visita del Papa, el Episcopado mexicano salió en su defensa y cuestionó las declaraciones del líder de la Iglesia católica.

“¿Tiene el Papa alguna razón para regañar a los obispos mexicanos? Lo que sí tiene el Papa, y muy claro, es que la Iglesia en México es un caso atípico en relación con otros países de América. En primer lugar, en términos porcentuales nuestra nación hospeda la mayor cantidad de católicos, con 81 por ciento de la población en el 2014, y es precisamente a causa de esa amplia y sólida presencia de católicos que nos distinguimos de otros países del continente”, destacó la editorial Desde la Fe.

El Episcopado mexicano precisó que la frase “pelear como hombres” que utilizó el Pontífice en su mensaje no implica confrontaciones estériles como juzgaron algunos.

“La frase debe entenderse como la solícita urgencia para actuar con audacia evangélica ante las propuestas alienantes que quieren arrinconar a la Iglesia. Mientras otras instituciones han fallado en el cuidado y procuración del bien común, los obispos mexicanos han venido acompañando al pueblo sufriente y apaleado, haciendo una vida de entrega al prójimo y no de “príncipes” sin contacto con el rebaño”, señaló el clero mexicano.

Siguiendo con su defensa, los obispos destacaron la resistencia que la Iglesia Católica mexicana ha opuesto a la expansión de las comunidades protestantes en el país y que se propagan sin freno en otros países, especialmente de Centroamérica.

“¿Acaso desconocerá esto el Papa Francisco como para regañar a los obispos?”, inquirieron los obispos.

Aseguraron que los feligreses católicos conocen el trabajo de los obispos y cuestionaron si las “palabras improvisadas” del Papa fueron producto de un “mal consejo”.

“¿O será que las palabras improvisadas del Santo Padre responderían a un mal consejo de alguien cercano a él? ¿Quién mal aconsejó al Papa?”, cuestionó el Episcopado mexicano.