Liberan hombre que pasó 24 años preso sin ser culpable

Andre Hatchett, quien fue encarcelado por un asesinato, quedó libre luego de una investigación de la unidad de revisión de casos de la Fiscalía de Brooklyn
Liberan hombre que pasó 24 años preso sin ser culpable
Andre Hatchett, de 49 años, pasó casi la mitad de su vida tras las rejas.
Foto: Sacada del video

Un hombre condenado injustamente bailó de alegría el jueves en los tribunales en Brooklyn, luego que un juez anunció su exoneración, después de cumplir 24 años de cárcel de una condena de 25 años.

Andre Hatchett, de 49 años, pasó casi la mitad de su vida tras las rejas después de que el  18 de de febrero 1991 fue culpado de asesinar a Neda Mae Carter de 38 años, cuyo cuerpo fue encontrado desnudo y golpeado brutalmente en la calle Monroe Park en Bedford-Stuyvesant.

Su caso fue re-examinado por la oficina del Fiscal del Distrito de Brooklyn que descubrió que el único testigo que declaró en el caso, Jerry Williams, primero había identificado a otra persona como el asesino de Carter. Pero los abogados de Hatchett nunca fueron notificados sobre esa información lo que viola sus derechos a un proceso legal correcto, dijo la oficina del fiscal.

Además, Hatchett se estaba recuperando de una herida de bala en su pierna en el momento del crimen. “Esta evidencia es importante porque el médico forense testificó que los golpes en la cabeza de la víctima requiere un grado significativo de fuerza física, que hubo una lucha violenta y que el cuerpo de la víctima fue arrastrada y dispuesto en una posición determinada, con la cabeza apoyada contra un árbol. Esto habría sido difícil debido a la condición física del Hatchett en 1991″, dijo la oficina del Fiscal, según publicaron varios medios locales.

//platform.twitter.com/widgets.js

“Quiero dar las gracias a mi familia por mantenerse junto a mí. Siempre les dije que iba a estar en casa un día. No sé si me creyeron, pero yo no miento”, declaró entre lágrimas  Andre Hatchett en la Corte Supremo de Brooklyn, luego de que el juez Mateo D’Emic lo liberó.

La vida en la cárcel era dura y solitaria para Hatchett, que perdió a varios miembros de la familia, incluyendo su hijo, su madre y dos tías, mientras él estaba encerrado. Dijo que era difícil mantener su dignidad, cuando fue falsamente acusado de asesino.

Hatchett, le contó al Daily News que planea vivir con su hermana en Pennsylvania. “Siempre me gusta decir la verdad y Dios me puso en libertad”, dijo mientras su hermano mayor Jerry, de 51 años, agregó emocionado: “Es un largo tiempo de espera, porque sabía desde el primer día que él no lo hizo”.

 

LEA TAMBIÉN: Inocentes en prisión:  19 latinos fueron exonerados en 2015