Velan hombre con los ojos abiertos, sentado y con un cigarro

Un funeral inusual volvió a registrarse en Puerto Rico hace unos días

Un funeral inusual volvió a registrarse en Puerto Rico hace unos días.

Fernando de Jesús Díaz Beato, un hombre de 26 años asesinado a tiros a comienzos de marzo, fue embalsamado como si pareciera vivo. Su cuerpo fue ubicado en una silla de su casa, con su pose tradicional, su ropa favorita, gorra de béisbol, ojos abiertos y un cigarro.

El velorio se llevó a cabo en la funeraria Marín de San Juan. La familia dijo que quería preservar su alegría y energía.

Según la funeraria, la madre encontró mayor paz cuando vio el cuerpo embalsamado de esa manera.

Ese tipo de velorios se han vuelto comunes en Puerto Rico. Para la funeraria Marín fue el noveno, aunque el primero con los ojos abiertos.

En cuanto a los asesinos de Díaz, todavía no hay arrestos por parte de las autoridades de la isla.