La MTA sabía que estación de Hudson Yards tenía problemas de construcción

Muchos de los baños y escaleras eléctricas en la estación de Hudson Yards abiertos hace 6 meses permanecerán cerrados hasta nuevo aviso
La MTA sabía que estación de Hudson Yards tenía problemas de construcción
La inauguración de la estación se realizo en Septiembre 2015
Foto: MTA

La estación de metro de Hudson Yards, del tren 7, abrió seis meses atrás con un costo de $2,400 millones, sin embargo hay informes de que está llena de problemas que van desde los techos que gotean hasta la rotura de las escaleras eléctricas.

Ahora salen a relucir los problemas detrás de los vicios de construcción. La Autoridad Metropolitana de Transporte (MTA) sabía desde hace años que la nueva terminal del tren 7 tenía graves problemas de construcción pero sus contratistas no pudieron solucionar el problema a tiempo, según documentos judiciales.

La constructora principal Yonkers se dio cuenta de las filtraciones de agua en el extremo oeste de la estación en el 2011, por eso en el 2014 demandó a la empresa subcontratada para hacer el trabajo de impermeabilidad, alegando que los subcontratistas habían dañado el trabajo y las reparaciones.

La empresa de impermeabilización luego respondió con una contra demanda a Yonkers porque el cemento era de mala calidad e incompatible con la impermeabilización, y los subcontratistas le advirtieron a Yonkers con antelación del problema que se les avecinaba, según dijeron fuentes al diario New York Post.

La MTA tuvo conocimiento de las fugas en 2013 y emitió una orden de suspensión de trabajo en la estación, mientras que los contratistas trataron de resolver sus diferencias y encontrar la manera de solucionar el problema.

LEA TAMBIÉN: Hudson Yards, una nueva “miniciudad” dentro de Manhattan

En una reunión en 2013, los ingenieros de la MTA se reunieron con los contratistas para decirles que los problemas fueron graves. Los ingenieros explicaron que “la presión del agua en los lugares donde la impermeabilización alcanzaba más los huecos de cemento provocaría un colapso que el sistema de impermeabilidad en  áreas de vacío y ruptura”, se lee en una de las demandas.

La MTA dijo que han llegado a un acuerdo con Yonkers. La constructora pagará a una empresa para arreglar las fugas. El trabajo se iniciará el lunes. Se espera que las reparaciones tomen de ocho a diez semanas.

LEA TAMBIÉN: NYC muestra rascacielos para el barrio Hudson Yards