Obama: EEUU quiere ser “socio” de Cuba para fomentar la libre empresa

Obama participó en un intercambio directo con líderes del emergente sector privado en Cuba
Obama: EEUU quiere ser “socio” de Cuba para fomentar la libre empresa
Las banderas de Cuba y Estados Unidos ondean en el interior de un taxi en La Habana.
Foto: Joe Raedle / Getty Images

LA HABANA.- El presidente Barack Obama elogió las reformas adoptadas por el gobierno cubano para fomentar el desarrollo de la pequeña empresa, y reiteró el deseo de EEUU de ser “socio” de Cuba para que florezca el sector privado en la isla.

“Estoy absolutamente convencido de que, si se les da la oportunidad, más cubanos pueden tener éxito acá mismo en casa… estoy acá para decir que EEUU quiere ser su socio”, dijo Obama ante más de 200 empresarios de EEUU y Cuba reunidos en la Cervercería del Puerto, donde hizo una férrea defensa de la libre empresa, e instó al gobierno cubano a tomar más medidas para crear un ambiente propicio para los negocios.

Obama participó en un intercambio directo con líderes del emergente sector privado en Cuba y empresarios de grandes corporaciones de EEUU, en uno de los momentos clave de su agenda para hoy, en el que destacó los beneficios de la libre empresa para la economía cubana.

Asimismo, reiteró su deseo de que el Congreso levante el embargo contra Cuba, lo que le ganó aplausos del público, y destacó las medidas que ha tomado su gobierno, tras el deshielo anunciado en diciembre de 2014, pensadas para alentar un mayor intercambio comercial con la isla.

TODO SOBRE LA VISITA DE OBAMA A CUBA

Entre las medidas se incluyen un acuerdo de aviación para ofrecer vuelos comerciales directos entre EEUU y Cuba por primera vez en más de medio siglo; la expansión de Airbnb para casas de alojamiento particulares; operación de cruceros, y el establecimiento de una academia para el aprendizaje de instalación de redes informáticas.

Se calcula que, gracias a las reformas económicas adoptadas por el gobierno cubano, ahora alrededor de 400,000 cubanos trabajan en el incipiente sector privado o son dueños de negocios, conocidos acá como “cuentapropistas”.

Tan sólo el año pasado, el gobierno cubano otorgó cerca de medio millón de licencias para abrir pequeños negocios, de las cuales cerca de una tercera parte fue a parar a jóvenes emprendedores.

Entre los negocios más populares para los cuentapropistas se encuentran los taxistas –al timón de los llamados “almendrones”-, la reparación de teléfonos celulares, modistas, pequeñas tiendas, librerías, pizzerías y dueños de cafés y restaurantes.

El sector del Vedado en La Habana da cuenta de la floreciente industria privada en un país de 11 millones de habitantes que esperan que la apertura política les brinde oportunidades económicas.

No obstante, el sector aún afronta trabas, como la escasez o ausencia de repuestos y el hecho de que el Estado aún controla la cadena de suministros, además de la constante fuga de cerebros, en particular de profesionales.

Las reformas que han alentado el “cuentapropismo” – negocios no controlados por el gobierno- no incluye a profesionales de la salud o abogados.