Montserrat Oliver: “No tengo por qué salir del armario”

La conductora mexicana cubrió la portada de la revista Vanity Fair confirmando que lo suyo con Yaya Kosikova va muy en serio

Montserrat Oliver: “No tengo por qué salir del armario”
Coincidiendo con su primer aniversario, estas dos bellezas han querido publicar su amor a los cuatro vientos.
Foto: Diario Basta

La conductora Montserrat Oliver posó por primera vez junto a su novia Yaya Kosikova y habló sobre su historia de amor con la fotógrafa y modelo eslovaca que conquistó su corazón. 

Las dos bellezas, que comparten su vida desde hace un año, nunca han ocultado su amor al público, a menudo compartiendo con sus seguidores en redes sociales románticas instantáneas de sus citas y escapadas juntas, pero hasta ahora no había concedido ninguna entrevista o sesión de fotos a un medio de comunicación.

En esta ocasión, Oliver, que cumple 50 años este mes, protagonizó la portada del último número de Vanity Fair México acompañada de una entrevista en la que la conductora habló del año tan duro que vivió tras la muerte de su madre, a la que apodaban casualmente “Yaya”.

La conductora relata cómo apareció Kosikova en su vida cuando ella estaba esperando un mensaje de su madre desde el cielo que le diera ánimos para seguir adelante.

“De repente hay un mensaje de WhatsApp de un número desconocido.—Hi, I’m Yaya. Observa extrañada la foto de perfil: es un oso polar. ¿Es una broma del destino? —Me quedé muy sorprendida. ¿Yaya? ¿Por qué alguien me escribe de pronto diciendo que se llama Yaya? La tal Yaya resultó ser Yaya Kosikova”, cuenta la entrevista.

Montserrat explicó después que el motivo del mensaje era una reunión de fotógrafos en una exposición de Nueva York al que Montserrat y Yaya fueron invitadas. Esa fue la primera vez que se vieron cara a cara y después comenzaron su historia de amor el 7 de marzo del 2015.

Me piden que salga de armario, pero no tengo por qué hacerlo“, aseguró la conductora después de declarar que, aunque le hayan provocado más de un dolor de cabeza, las especulaciones de la prensa sobre su preferencia sexual nunca la han detenido.