Obama anuncia más medidas contra la adicción a la heroína y analgésicos recetados

Obama, un confeso adicto a los cigarrillos, destacó la urgencia de responder al problema de la drogadicción como uno de salud pública y no como un asunto de justicia criminal
Obama anuncia más medidas contra la adicción a la heroína y analgésicos recetados
En estos lugares se les ofrecería a los adictos la parafernalia para preparar dosis de heroína, así como agujas limpias para inyectarse seguramente.
Foto: Archivo / El Diario

WASHINGTON.- La “epidemia” por la sobredosis de analgésicos opiáceos mata a más personas que los accidentes de coche en EEUU,  por lo que el presidente Barack Obama anunció este martes una serie de medidas para ampliar los servicios y tratamientos contra la dependencia de las drogas.

“Estamos viendo que más personas mueren por sobredosis de opioides que en accidentes de tránsito”, afirmó Obama durante una “cumbre” nacional contra el abuso de la heroína y otros opiáceos en Atlanta (Georgia).

Al señalar que es un problema que afecta a comunidades en todo EEUU, Obama instó a los estadounidenses a que presionen al Congreso a que apruebe su plan de $1,100 millones para el año fiscal 2017,  para financiar programas de tratamiento para drogadictos.

“El problema que tenemos ahora es que (los programas de) tratamiento reciben pocos fondos, particularmente en muchas zonas rurales”, dijo Obama, al señalar que en el 85% de los condados de EEUU hay tan solo “un puñado” de instalaciones de servicios de drogadicción y de salud mental de fácil acceso a los residentes, o ninguna.

Se calcula que cerca de dos millones de personas abusan de los potentes analgésicos recetados en Estados Unidos, y poco más de 40 mueren a diario por sobredosis accidentales. Tan solo en 2014, el abuso de opiáceos, que incluyen a la heroína y medicamentos recetados contra el dolor -como la morfina, Percocet y Oxycontin-, ocasionó la muerte de más de 28,000 personas, según los  Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, en inglés).

Obama, un confeso adicto a los cigarrillos, destacó la urgencia de responder al problema de la drogadicción como uno de salud pública y no como un asunto de justicia criminal.

Impacto entre los hispanos y demás minorías

Una fuente de la Administración Obama, que pidió el anonimato, dijo hoy a este diario que aunque la epidemia de la heroína y los opiáceos “no ha golpeado a la comunidad latina con la misma fuerza” que a otras, es un problema que requiere atención, tomando en cuenta que, según estudios recientes, los hispanos en octavo y décimo grados usan drogas ilícitas “en mayores niveles” que otros grupos.

Según datos de los CDC, la tasa de muertes por sobredosis de heroína en 2014 fue de 1,9 por cada 100,000 habitantes entre los hispanos, y de 2,5 por cada 100,000 entre los negros, en comparación con 4,4 por cada 100,000 entre los blancos.

Un estudio de 2015 de la Universidad de Michigan, que evaluó el consumo del alcohol y drogas entre estudiantes de décimo grado, indicó que el 32,8 de los hispanos había probado drogas ilícitas el año anterior, en comparación con el 30,8% de los negros y el 27,2% de los blancos. En general, las sustancias más usadas fueron la marihuana y el alcohol, en ese orden.

En 2011, los CDC indicaron que el 49% de los hispanos calificó el abuso de drogas entre los jóvenes como “un gran problema”, en comparación con el 44% de los afroamericanos y el 28% de los blancos que opinaron lo mismo.

Algunas de las principales medidas anunciadas  por la Casa Blanca:

  • El Departamento de Salud (HHS) prevé duplicar de 100 a 200 el número de médicos que podrán recetar la “buprenorfina” para tratar la adicción a los opioides, y autorizará la distribución de jeringas nuevas a drogadictos para prevenir la propagación de enfermedades como el sida y la hepatitis.
  • La Administración sobre Abuso de Sustancias y Servicios de Salud Mental (SAMHSA) proveerá fondos por $11 millones para ampliar los programas de tratamiento en 11 estados, y otros $11 millones para la compra y distribución de la naloxona, otro medicamento útil contra la adicción a los opioides desde hace 40 años.
  • HHS desembolsó $94 millones a 271 centros de salud comunitarios para el tratamiento de trastornos por el uso de opioides, con la meta de ayudar a cerca de 124,000 drogadictos.
  • Obama ordenó la creación de un Grupo de Trabajo, compuesto por distintas agencias federales, para fortalecer los programas de salud mental y tratamiento de la drogadicción en los planes de salud.
  • HHS elaborará un plan para mejorar el acceso a servicios de salud mental y de tratamiento de drogadicción para beneficiarios de los programas de “Medicaid” y “CHIP”.
  • La Oficina para la Política Nacional Antidrogas ampliará su iniciativa contra el uso y abuso de la heroína a estados como Ohio y Michigan, dentro de las Areas de Alta Intensidad de Narcotráfico (HIDTAs) ya establecidas.
  • El Departamento de Agricultura amplió su proyecto de salud pública de $1,4 millones para la investigación de la drogadicción en zonas rurales en todo el país.
  • Más de 60 facultades de medicina ofrecerán a partir del semestre de otoño cursos sobre las recetas médicas, en particular guías para prevenir la addicción a analgésicos.