Una campaña a favor de la educación

Esta iniciativa aseguraría que la educación de nuestras futuras generaciones sea financiada adecuadamente
Una campaña a favor de la educación
Foto: Aurelia Ventura / La Opinión

El objetivo principal de nuestro sistema de educación pública es claro – asegurar que nuestra juventud esté preparada para obtener una educación universitaria y establecer una carrera profesional exitosa. Sin embargo, le estamos fallando a nuestras escuelas y a nuestra juventud. En el 2014, sólo el 38% de los estudiantes graduados de la escuela secundaria en el estado de Nueva York fueron considerados preparados para comenzar la universidad.

Los números son aún más preocupantes cuando echamos un vistazo a nuestras comunidades de bajos ingresos y a nuestras comunidades de color. Mientras el 88% de estudiantes de origen caucásico se graduaron a tiempo de la escuela secundaria en el 2015 en el estado de Nueva York; sólo el 65% de estudiantes afroamericanos e hispanos se graduaron al mismo índice.

Hay varios factores que juegan un rol importante en asegurar que nuestros estudiantes estén bien preparados para seguir una educación superior y entrar con éxito al mercado laboral. El acceso a una educación temprana de calidad es tan fundamental como el garantizar que nuestros estudiantes tengan acceso a ayuda financiera. Sin embargo, nos seguimos quedando cortos en cada paso del proceso, particularmente cuando se refiere a nuestras comunidades de bajos ingresos.

Mi distrito es un ejemplo latente de esta difícil realidad. Es un distrito donde el ingreso medio anual para una familia de cuatro personas es aproximadamente $27,000, donde se encuentran un gran número de escuelas catalogadas como fallidas, donde la mayoría de estudiantes son de comunidades de color, y donde la tasa promedio de estudiantes que reciben almuerzo gratis o a precio reducido es 89.64% mientras que el promedio de la ciudad es de 76%. Sin embargo, mientras nuestros estudiantes y profesores luchan día a día, el estado sigue sin cumplir con sus obligaciones.

El Estado le debe a las escuelas de mi distrito $131 millones bajo el acuerdo de la Campaña de Equidad Fiscal. Este tipo de déficit financiero ha impactado negativamente la capacidad de nuestras escuelas públicas de maximizar su eficiencia mientras ha limitado su capacidad de implementar programas educativos integrales.

La campaña “Apoyo para los Niños”, o “Stand Up For Kids” cómo se le conoce en inglés, trata de abordar este problema con una propuesta simple: aumentar la tasa de impuestos de los neoyorquinos más ricos solo 1% como una forma de financiar iniciativas importantes como el cuidado infantil temprano y estudios universitarios asequibles.

Esta campaña no sólo aseguraría que la educación de nuestras futuras generaciones sea financiada adecuadamente desde el nacimiento hasta la universidad, sino que también traerá equilibrio a un sistema de impuestos que muchas veces beneficia a los ricos mucho más que aquellos que luchan por sobrevivir.

Gustavo Rivera es senador estatal de Nueva York.