Obama destaca nuevas medidas para frenar “fuga fiscal” de empresas

Washington se concentra en los "inversores en serie"
Obama destaca nuevas medidas para frenar “fuga fiscal” de empresas
Barack Obama
Foto: Getty Images

Washington — El presidente, Barack Obama, celebró  una nueva ronda de medidas del Departamento del Tesoro para limitar las llamadas “inversiones fiscales”, utilizadas por grandes empresas reducir sus impuestos, y que calificó como “uno de los vacíos fiscales más traicioneros”.

“Estoy muy satisfecho de que el Tesoro haya emprendido nuevas acciones para prevenir que más empresas tomen ventaja de uno de los vacíos fiscales más traicioneros, y salir del país para esquivar el pago de impuestos”, afirmó Obama en la Casa Blanca.

LEE MÁS SOBRE LOS PANAMÁ PAPERS

Obama señaló que las medidas del Ejecutivo tienen el objetivo de eliminar “alguna de las injusticias de nuestro sistema fiscal”, pero reconoció que solo tendrán efectividad plena si son respaldadas por el Congreso.

Estas “inversiones fiscales” son estrategias financieras utilizadas por las grandes empresas que adquieren pequeñas competidoras extranjeras con el objetivo de cambiar el domicilio fiscal y diseñar complejas maniobras financieras para beneficiarse así de menores tasas impositivas.

En esta ocasión, Washington se concentra en los “inversores en serie“, una modalidad por la cual se forman grandes empresas extranjeras a través de múltiples fusiones o absorciones por parte de empresas estadounidenses.

Como consecuencia, ahora el Tesoro no contemplará como activos los adquiridos por esas compañías en los últimos tres años.

Por otro lado, el Tesoro también vigilará estrechamente la emisión y compra de deuda dentro de estas grandes empresas y sus subsidiarias para sacar los beneficios fuera del país y que no figuren en los libros contables de cara al fisco estadounidense.

“Estas acciones reducen parte de los beneficios económicos de la inversión y ayudan a disminuir el ritmo de estas transacciones, pero sabemos que las empresas buscarán nuevos y creativas formas de reubicar sus residencia fiscal”, dijo secretario del Tesoro, Jacob J. Lew, en un comunicado.

Estas nuevas medidas se suman a las adoptadas en noviembre pasado, cuando se exigió que los accionistas de las empresas estadounidenses tuviesen un máximo del 60% de la entidad para poder llevar a cabo estas operaciones.

En los últimos años, varias empresas, como la de instrumental médico Medtronic y la de alimentación Chiquita, optaron por esta táctica y establecieron su sede fiscal en Irlanda; mientras que la de comida rápida Burger King, hasta ahora con sede en Miami, adquirió la empresa de cafeterías Tim Hortons de Canadá para establecer su domicilio fiscal al otro lado de la frontera.