Involucrado en caso del NYPD es arrestado por estafa

Hamlet Peralta, que fue señalado de recibir favores de altos oficiales de policía, fue acusado de estafar $12 millones en un esquema piramidal

Involucrado en caso del NYPD es arrestado por estafa
Hamlet Peralta fue dueño del restaurante Hudson River Cafe, de Harlem.
Foto: Google.map

El ex propietario del restaurante Hudson River Cafe, de Harlem, fue detenido por supuestamente dirigir un esquema piramidal con el cual logró estafar $12 millones, según informó el FBI este viernes. El detenido además está vinculado al caso de corrupción que involucra a altos mandos del NYPD.

Hamlet Peralta, de 36 años, fue acusado de engañar a inversionistas a quienes le prometió invertir el dinero en una empresa de ventas de alcohol al por mayor, lo que no sucedió.  Peralta fue arrestado el jueves por agentes del FBI en Macon, en Georgia, y presentado en la corte este viernes.

De acuerdo con los alegatos de una demanda presentada en el Tribunal Federal de Manhattan, desde julio de 2013 hasta mediados de 2014, Peralta recaudó todo el dinero de los inversionistas y les prometió pagarles altas tasas de intereses por el dinero invertido.  Según la Fiscalía, de los más de $12 millones, Peralta compró no más de $700,000 en licores.

El residente de El Bronx fue sido acusado de un cargo de fraude electrónico, lo que conlleva una pena máxima de 20 años de prisión. Aunque la condena definitiva será determinada por el juez.

Caso de corrupción 

Fuentes cercanas a Peralta le informaron a medios locales que él disfrutó de un trato especial de los policías que están siendo investigados por el FBI.

Las conexiones de Peralta, en particular con el sub jefe David Colón, les servían para evadir responsabilidad en casos como violaciones por quejas de ruido, beber en público y la música prendida después de las 4 a.m. Colón era un visitante habitual en el restaurante. “Siempre estaba en el café bebiendo”, dijo una fuente al Daily News.

Colón fue uno de los cuatro policías disciplinados el jueves en relación con un escándalo policial de regalos a cambio de favores.

Peralta tenía tratos comerciales con el empresario Jeremy Reichberg que es sospechoso de sobornar a comandantes de la policía con los regalos a cambio de sus servicios.

Un oficial que habló en condición de anonimato dijo que Raul Stevenson, el ex oficial al mando de la comisaría de la zona del restaurante, con frecuencia se sentía frustrado por las facilidades que le otorgaban sus superiores a los dueños del local.