Rechazan el regreso de la Marina de EEUU a Vieques

La Marina de EEUU abandonó Vieques en 2003
Rechazan el regreso de la Marina de EEUU a Vieques
La propuesta de un Senador de EEUU desata controversia. Humberto Trias/Getty Images)

SAN JUAN. — La presidenta del gobernante Partido Popular Democrático (PPD) en el municipio puertorriqueño de Ceiba, Melinda Ramos, rechazó hoy la propuesta del senador norteamericano James Inhofe de que la Marina de Guerra de EEUU regrese a la isla de Vieques para incentivar así la economía del sureste de Puerto Rico.

Ramos dijo hoy a Efe que no tiene sentido esa propuesta porque no contribuiría a la mejora de la economía local y, por contra, perjudicaría el medioambiente y la salud de los puertorriqueños.

Myriam Ramírez de Ferrer, exsenadora del opositor Partido Nuevo Progresista (PNP), defendió en una entrevista radiofónica la propuesta de Inhofe, argumentando que la reapertura de una base estadounidense en esa isla crearía empleo y ayudaría a impulsar la actividad económica.

Ramos subrayó que la postura de Ramírez de Ferrer no le parece extraña, ya que “siempre ha estado a favor de los bombardeos” que durante décadas realizó la Marina de EEUU en Vieques, parte de cuyo territorio utilizaba como campo de tiro.

“Es insólito lo que este senador está proponiendo: bombardear nuevamente a Vieques y ocupar terrenos en Ceiba con la ilusión de incentivar la economía”, criticó.

Añadió que “esta es la misma gente que hizo todo lo posible para evitar la salida de la Marina y que no han movido un dedo para que la descontaminación se cumpla”.

Reconoció que la economía del sureste de Puerto Rico, en especial los municipios de Ceiba y Naguabo, se vieron afectados por la salida de la Marina estadounidense, aunque matizó que se trataba de la única opción posible para terminar con unas prácticas militares que “durante décadas dañaron el medioambiente y la salud de la población” local.

“La presencia de la Marina en Vieques -con sus consiguientes bombardeos- tuvo incidencia en los casos de cáncer de la población”, defendió la miembro del PPD, aunque se trata de una afirmación rechazada por los militares estadounidenses, que siempre aseguraron que no hubo forma de vincular esa enfermedad a su permanencia en la pequeña isla de Puerto Rico.

“No se puede descartar que la presencia de la Marina haya tenido que ver con los casos de cáncer”, insistió Ramos.

En cuanto a la posibilidad de que la vuelta de la Marina reactivara la economía del sureste de la isla aseguró que es “un precio muy alto” el que se pagaría en términos medioambientales.

Además, recordó que los sectores que se beneficiaron de la presencia de la Marina en el sureste de Puerto Rico fueron muy concretos, limitándose al inmobiliario -gracias a los alquileres a los militares- y “las tiendas dedicadas a la venta de alcohol”.

Científicos y ambientalistas denunciaron hace un año en un encuentro organizado por la Universidad de Puerto Rico irregularidades en el proceso de descontaminación de la isla municipio de Vieques por parte de la Marina de Guerra estadounidense, que durante décadas la utilizó como campo de tiro.

La Marina de EEUU abandonó Vieques en 2003 y desde entonces realiza tareas de limpieza de los restos de los ejercicios militares que llevó a cabo en esa isla durante más de 60 años, con una inversión acumulada, según sus propias cifras, de 220 millones de dólares.