Diáspora boricua une su voz por crisis de Puerto Rico

Realizan una cumbre este viernes y sábado para abordarán los diferentes problemas que enfrenta la isla e impulsar a los puertorriqueños a ser más activos
Diáspora boricua une su voz por crisis de Puerto Rico
Puertorriqueños protestan la crisis fiscal de Puerto Rico en Nueva York

Ante la crisis económica y humanitaria que enfrenta Puerto Rico, la diáspora boricua en Estados Unidos busca unir fuerzas para ayudar a la isla y por ello este viernes 22 y el sábado 23 realizarán la cumbre “Puerto Rico, Puerto Ricans”, un encuentro que se realizará en el Centro de Estudios Puertorriqueños en Hunter College.

Edwin Meléndez, director del centro, señaló que la cumbre tiene como propósito educar, conectar, e impulsar a los puertorriqueños a actuar, principalmente ahora que se está registrando un mayor movimiento de boricuas por los diferentes estados y a que hay una masiva migración desde la isla hacia Estados Unidos.

Los líderes de la diáspora puertorriqueña, encabezados por importantes figuras de la política estadounidense, ya habían empezado a unirse a finales del año pasado.

“No creo que se pueda adelantar ninguna agenda para la isla sin el apoyo de la diáspora”, dijo la presidenta del Concejo Municipal de Nueva York, Melissa Mark-Viverito. Ella, junto a la congresista por Nueva York Nydia Velázquez, y el congresista por Illinois Luis V. Gutierrez (D-Ill.), entre otros líderes puertorriqueños, crearon la Coalición Nacional de Funcionarios Electos Puertorriqueños quienes han tenido eventos y manifestaciones en Washington D.C., Florida y ahora en la Gran Manzana.

“La realidad es que somos los que votamos en las elecciones y tenemos el contacto directo con los representantes que votan en el Congreso”, añadió Mark-Viverito.

Con voz pero sin voto

Puerto Rico solo tiene un representante en Washington D.C., el Comisionado Residente, quien tiene voz pero no voto en el Congreso. Sin embargo, es en este cuerpo legislativo donde se toman las decisiones más importantes sobre la economía de la isla, la cual depende del código tributario aunque se excluye del Capítulo 9 de la Ley de Quiebra federal.

La economía del Estado Libre Asociado ha estado en recesión por casi 10 años. Pero no fue hasta el pasado junio que el gobernador Alejandro García Padilla declaró que la deuda pública de $73,000 millones es impagable. Para hacer frente a las obligaciones de pago se ha forzado a los residentes puertorriqueños a encarar severas medidas de austeridad que han tenido un resultado grave en las áreas de salud, educación, y en la infraestructura.

En diciembre pasado, el presidente de la Cámara de Representantes del Congreso en Washington, Paul Ryan, urgió a los legisladores tener una solución para Puerto Rico a finales de marzo. Sin embargo, todavía no se ha pasado una resolución y el 1 de mayo Puerto Rico entraría en suspensión de pago (un default) de más de $500 millones.

Los demócratas en el Congreso y el presidente Barack Obama apoyan incluir a Puerto Rico o sus municipalidades en el Capítulo 9 de la Ley de Quiebra para que puedan reestructurar su deuda. Pero los Republicanos se oponen y a cambio apoyan más medidas de austeridad y una junta federal que tendría poder sobre los oficiales electos en la isla.

“No estoy completamente en desacuerdo que exista una junta de control o alguna supervisión federal, pero tiene que ser una ayuda que no le quite nada a la democracia de Puerto Rico”, dijo el asambleísta estatal de Nueva York Marcos Crespo, quién ha estado trabajando para que el sistema de Salud de Nueva York pueda utilizar sus recursos para dar servicios en Puerto Rico.

“Los problemas del gobierno y la deuda no pueden seguir siendo resuelto sobre las espaldas de personas que ya no tienen más que dar”, enfatizó el legislador de origen puertorriqueño. Crespo propuso una ley para ayudar a Puerto Rico pero que no sacrifique los beneficios básicos de la comunidad. “Que le digan a los billonarios y a los hedge funds que van a recibir su dinero, pero quizás no todo lo que esperaban o quizás no al mismo tiempo, porque tienen que dar un espacio para que Puerto Rico salga de la situación económica”

Además, de Mark-Viverito, Velázquez, Gutiérrez y Crespo, en la cumbre participarán puertorriqueños de ocho estados, incluyendo a al congresista por Nueva York José Serrano, a la senadora por Illinois Iris Y. Martínez, el consejero del Secretario del Tesoro de EE. UU. Antonio Weiss, el líder sindical Dennis Rivera y el periodista Juan González. 

Además de la crisis fiscal, se discutirán temas como los derechos civiles y participación política, desarrollo ambiental y comunitario, educación, y salud.

“Lo que esperamos es salir con un propósito común, con una guía para acción individual y colectiva”, dijo Edwin Meléndez enfatizando que la cumbre es para los 8.6 millones de boricuas dentro y fuera de la isla.

Participa en la cumbre:

  • Entrada: El evento es gratis y abierto a todo público.
  • Inscripción: Para garantizar su espacio, los interesados en participar deben registrarse y reservar (RSVP): http://centropr.hunter.cuny.edu/pr_summit/register
  •  Lugar: Silberman School of Social Work. 2180 Third Avenue (119th Street).
  • Fechas y horas: Viernes abril 22, de 9 a.m. a 7 p.m., y sábado abril 23, de 10 a.m. a 5 p.m

Si no puede asistir puede seguir la cumbre en vivo en: http://centropr.hunter.cuny.edu/tv/