La heroína hace estragos en la Gran Manzana

En la semana en que la ONU realiza la Cumbre Mundial Contra las Drogas, se revela que las muertes por esta droga y los decomisos siguen en aumento en Nueva York
La heroína hace estragos en la Gran Manzana
Edwin Rodríguez consumió heroína durante más de 40 años
Foto: Edwin Martínez / El Diario

Alejandro Torres tiene apenas 27 años, y aunque muchos afirman que tiene una vida por delante, en más de una ocasión ha estado a punto de morir por sobredosis de heroína.

El dominicano aseguró que se inyecta la droga dos o tres veces al día, porque para él es la única manera en la que puede escapar de los recuerdos de maltratos y abusos que vivió desde que era un niño, y no le teme a morir.

“En este punto de mi vida no le hallo sentido a nada, y lo único que me importa es tener los $10 para comprar mi bolsita de ‘X-Men’ o ‘First Lady’”, comentó el joven, refiriéndose a algunos de los nombres con los que se comercializa la heroína.

El caso de este consumidor es un claro ejemplo de lo fácil que es obtener la droga en las calles de la Gran Manzana, pues a pesar de la lucha y el esfuerzo colectivo de las autoridades, conseguir heroína en sitios de menudeo no resulta ninguna hazaña.

“Es más barata que una cajetilla de cigarrillos y que muchos analgésicos”, agregó Alejandro, quien ha llegado pedir dinero en la calle, robar y hasta prostituirse, para poder comprar sus dosis diarias.

Y justo cuando el panorama del tráfico y comercialización de heroína en la Gran Manzana parece cada vez más sombrío, esta semana se dio inicio en la ciudad de Nueva York a la Cumbre Mundial Contra las Drogas en la ONU (UNGASS), en la cual se analizará este flagelo global para proponer nuevas medidas que refuercen la lucha contra los estupefacientes.

Cifras del Departamento de Salud de la Ciudad revelan que tan solo en 2014 en Nueva York murieron 454 personas por sobredosis de heroína y otros opiáceos, superando considerablemente el número de homicidios, que fueron 328 casos. Según datos del Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC), en toda la nación mueren diariamente unas 125 personas víctimas de sobredosis de drogas, 78 de ellas a causa de heroína y analgésicos.

Una bodega de heroína

El agente especial James Hunt, encargado de la división de la DEA en Nueva York, reveló que el incremento del uso y tráfico de heroína en la Gran Manzana está desbocado, más aún porque los traficantes han convertido a la ciudad en la bodega para manejar la distribución a otras partes de Estados Unidos.

“Los carteles están convirtiendo a Nueva York como un depósito de heroína, alimentando las ciudades del noreste. Nueva York es el centro de traficantes de heroína de arriba y abajo del noreste del país”, comentó el agente, al tiempo que agregó que su oficina no le ha dado tregua a los criminales, pues combatir este negocio delictivo es una prioridad para las agencias antidrogas.

“Los decomisos han aumentado, los arrestos han aumentado y las investigaciones han aumentado. La heroína es una prioridad de la DEA”, dijo Hunt, agregando que el año pasado se decomisaron 966 kilos de esa droga en la Gran Manzana, un aumento del 89% comparado con el 2014 y del 181% comparado con el 2013. “Las tasas de adicción y sobredosis se han disparado, y han cobrado muchísimas vidas demasiado pronto”, agregó el agente.

Entre tanto, el NYPD aseguró que en lo que va del 2016 se han detenido 10,234 personas por casos relacionados con drogas, y el año pasado el total de arrestos fue de 37,776, lo que muestra el compromiso de la Uniformada en esta lucha.

“La policía de Nueva York está trabajando para hacerle frente a este problema epidémico desde todas partes. Esto incluye el trabajo con las autoridades federales y estatales para contrarrestar la distribución y venta de narcóticos”, comentó el NYPD a través de un comunicado.

Edwin Rodríguez, quien se desempeña como voluntario de la organización VOCAL NY, donde los adictos a la heroína reciben jeringas limpias para evitar contagio de enfermedades, vivió en carne propia la pesadilla de las drogas. Hoy solo quiere que su historia de consumo de más de 40 años sirva para que los jóvenes no caigan en esa trampa.

“Empecé a consumir droga desde los 13 años en Puerto Rico. Luego mi familia me mandó a Nueva York, pero en un abrir y cerrar de ojos mi vida acabó. Terminé en la cárcel, mi adicción se hizo más fuerte y cuando la dejé había perdido mucho tiempo”, comentó el boricua 59 años, quien hoy padece cáncer hepático.

“La heroína, la primera vez que uno la prueba es como tener un orgasmo. Uno cae en ese sueño creyendo que nada te molesta. Te sientes de maravilla, crees que nunca te vas a bajar de esa nube, que a uno le quita los problemas. Te sientes invencible, y no crees que puedes ser esa persona que van a matar, que va a tocar fondo, que va a perder la familia, pero sí acabas con tu vida”, agregó Edwin con un tono de tristeza.

“La heroína acabó conmigo. Acabó con mis sueños, pero no quiero que acabe con la vida de nadie más. Por eso la dejé, y por eso sigo vivo”.

Heroína en cifras:

  • En 2014 el número de muertes por sobredosis de heroína fue principalmente entre personas de 34 y 54 años, pero también hubo un aumento del 157% de fallecimientos entre consumidores de 15 y 34 años.
  • Las autoridades aseguran que la mayoría de la heroína que se trafica en Nueva York proviene de Sudamérica, en gran parte de Colombia.
  • Los carteles de la droga ingresan la heroína por la frontera con México.
  • En Nueva York la distribuyen no solo a los cinco condados sino a otros estados vecinos.
  • En promedio una bolsita de heroína se vende en la calle por $10, pero su precio puede aumentar dependiendo el sitio de expendio y la pureza.
  • La heroína colombiana que se trafica en la Gran Manzana tiene niveles de pureza de 60 y 70%.
  • El aumento en la calidad de la droga ha hecho que muchos consumidores no solo la inyecten sino que la inhalen y mezclen en bebidas.
  • Los sitios de Nueva York donde más se mueve la comercialización y consumo de heroína son Fordham, Tremont y Mott Haven, en El Bronx, Tottenville y Willowbrook, en Staten Island, Bedford Stuyvesant, Coney Island Stapleton-St. George. Bensonhurst Bay Ridge, Port Richmond, East Harlem y Sunset Park.
  • Para evitar muertes por sobredosis, 13,000 agentes de Policía portan un espray nasal llamado Naloxone, que ayuda a salvar a personas con sobredosis.
  • Los decomisos de heroína hechos por la DEA han aumentado considerablemente en los últimos años; en el 2013 se incautaron 344 kilos, en el 2014 un total de 517 y el año pasado 966 kilos.
  • En mayo pasado se registró el decomiso más grande de heroína, 154 libras, con un valor de $50 millones.
  • En enero pasado en Elmhurts fueron incautadas otras 100 libras de heroína, valoradas en $14 millones.
  • La mayoría de lugares donde se almacena y distribuye la heroína están localizados a las afueras de Manhattan cerca de las principales autopistas que unen a Nueva York con otras ciudades de la costa Este. Y en El Bronx.
  • El Estado de Nueva York anunció hace un par de días que dentro del presupuesto destinará $166 millones para expandir y fortalecer programas para combatir la adicción a la heroína y los opioides.
  • Según informes de NYPD, en lo que va corrido del 2016 se han registrado 10,234 arrestos relacionados con drogas.