Mujeres Destacas 2016: Ana María Henríquez

Enlace Sindical | Sindicato de Trabajadores de la Construcción de Nueva York Local 79
Mujeres Destacas 2016: Ana María Henríquez
Ana Maria Henriquez. Mujeres Destacadas 2016 - El Diario La Prensa. Photo Credito Mariela Lombard/El Diario NY.

Cuando los hombres ven a Ana María Henríquez al pasar elogian no sus curvas, sino su casco, botas y atuendo embarrado de cemento. Para esta trabajadora de la construcción, originaria de San Pedro Sula,  Honduras, eso la llena más que cualquier elogio.

Cuando roza los 50 años de vida y esfuerzo, no hay nada que le produzca más orgullo –salvo sus dos hijos que, gracias a su trabajo, han podido estudiar en la universidad– que su experiencia como obrera. A pesar del título de contadora , que se trajo en 1987 cuando se mudó a Nueva York, fue en este campo “reservado para los hombres” que encontró la oportunidad de superarse.

“Quería establecerme con un buen trabajo para poder proveerle a mi familia y así poder darles a mis hijos lo mejor”.

La perseverancia de Henríquez no sólo le hizo superar su miedo a las alturas, sino ascender para ser shop steward o enlace sindical del Sindicato de Trabajadores de la Construcción de Nueva York Local 79, que reúne a más de 9,000 obreros de la ciudad que a diario laboran en ambientes riesgosos y enfrentan abusos por parte de sus patrones.

“Pude ascender porque el sindicato cuenta con una escuela donde nos preparan para sacar las licencias necesarias para desenvolvernos con eficiencia y seguridad en nuestra área de trabajo”, recuerda quien a pulso logró colarse en ese medio en 2007, luego de probar casi cada oficio posible.

“Ha sido difícil, ya que la discriminación es doble porque creen que la mujer no es capaz de hacer el trabajo que usualmente  realiza un hombre. Pero con el apoyo de mi sindicato, he podido salir adelante y demostrar que las mujeres no somos el sexo débil”, asegura.

Después de su esfuerzo, su satisfacción no la mide por el número de edificios que ha ayudado a construir, sino en la cantidad de obreros –muchos inmigrantes ilegales– a quienes ha asistido para que defiendan sus derechos y trabajen en un lugar seguro y con buenos beneficios.

“Mi mayor logro es la satisfacción de poder preparar a los trabajadores y que tengan las herramientas necesarias para desarrollar su labor en un ambiente seguro, y también que no sean abusados laboralmente”, confirma llena de orgullo.

?>