Pasantías, pasaporte al mercado laboral

Trabajar en las capacidades laborales abre puertas aunque no automáticamente
Pasantías, pasaporte al mercado laboral
Las pasantías permiten desarrollar capacidades transferibles para muchos y variados trabajos./Shutterstock
Foto: Shutterstock

El curso está en su recta final y para muchos estudiantes empieza una etapa esencial en su camino a la experiencia laboral: la pasantía.

Para Isaac Rodríguez, presidente de Provident Loan Society  y fundador y director de la consultora en capacitación y entrenamiento Double Eagle Process, son cruciales. “No se puede valorar lo importante que son”, explica con estusiasmo.

Una pasantía es importante para reforzar el currículo de un estudiante, iniciarse en el camino de encontrar un trabajo, construir una red de contactos y orientarse en la dirección que se quiere tomar profesionalmente.  Además, según Rodríguez, es un gran momento para aprender “porque se tiene la capacidad de absorber todo lo que se experimenta y se logran unas capacidades que son transferibles para cualquier situación y empleo”.

Rodríguez dice que fue una pasantía en una organización, Inroads, la que le ayudó a desarollar su capacidad y su red de contactos para moverse en la escalera corporativa.

Según este experto, hay que ser proactivo, curioso y abierto a la hora de encontrar una pasantía. Muchas personas no quieren pasar una temporada trabajando para algo que no tiene un paralelo con la carrera que estudian o a la que están tratando de cambiarse pero eso es un error porque todas las experiencias  permiten construir “capacidades que son transferibles  a otras empresas o actividades”. “Pero hay que tomar las oportunidades que se tienen y disfrutarlas porque se puede hacer un inventario con todo lo aprendido y sacar provecho de cada habilidad”, explica. “Cuando era niño limpiaba nieve de las aceras y repartía periódicos. Mis aceras estaban siempre limpias: lo que aprendí es a poner atención a los detalles”.

A la hora de buscar una oportunidad Rodríguez recomienda conocer bien donde se quiere aterrizar. “Internet lo pone ahora muy fácil y hay que usarlo para saber quien preside la empresa en la que queremos hacer estas prácticas, saber cómo funciona, saber qué puede aportar”. Su consejo es investigar. “Si un estudiante o alguien que quiere hacer una pasantía conmigo me pregunta cosas que puede saber mirando Internet creo que me está haciendo perder el tiempo”. Esa es una mala tarjeta de presentación para graduarse con la experiencia que uno desea.

Una de las equivocaciones más importantes de los pasantes según este experto es la prisa. “Entiendo que los estudiantes ahora estén bajo la presión de una fuerte deuda pero la prisa no es realista y pensar que una pasantía abre una puerta laboral es un error, ayuda abrirla pero no es un proceso automático. Rodríguez dice que él mismo pensó que iba a ser contratado por el banco para el que trabajó temporalmente pero “el teléfono no sonó”.

A la vista del escaso éxito “hice un listado con mis capacidades y contacté a recruiters que a la vez contactaron al banco, entre otros, y entonces fue cuando me llamaron, pero no pensaron en el pasante sino en las capacidades que les aportaba”.

Importante para pasantes

Isaac Rodríguez señala que para ser un pasante es importante:

  • Ser maleable
  • Seguir instrucciones
  • Trabajar y comunicarse bien tanto en forma oral como escrita
  • Atender y escuchar bien
  • No tener miedo de hacer preguntas o decir que no se sabe algo
  • Saber qué aporta para que le ayuden a crecer profesionalmente
  • Se humilde y no tener prisa: “no es el destino, es el viaje el que da la experiencia”.
  • Hay que valorar y cultivar las relaciones, el mundo es muy pequeño.

Consejos para la hoja de vida

“El tiempo de hacer curriculum vitae bonitos ha pasado ya”. Expertos en recursos humanos recomiendan dos tipos de hojas de vida, las que son cronológicas, para quienes tienen cierta experiencia y las funcionales para quienes quieren empezar a trabajar o cambiar de carrera, es decir, aquellas en las que se señalan las fortalezas del candidato a un puesto.

Isaac Rodríguez, un experto en coaching, dice que en estas hojas de vida hay que dejar claras las capacidades que son importantes para cierto empleo, articular la proposición de valor que se hace con una candidatura de trabajo y definir por qué se es único para un cierto empleo. Del detalle del CV, ya se ocupa una buena página en LinkedIn, explica.