Concejo aprueba ley de los 5 centavos en las bolsas

A partir del 1 de octubre los neoyorquinos que no quieran pagar el cobro tendrán que llevar sus propias fundas
Concejo aprueba ley de los 5 centavos en las bolsas
Presidenta del Concejo Melissa Mark-Viverito habla con concejal Ben Kallos sobre el uso de las bolsas tela que son mejores para el medio ambiente. Photo Credito Mariela Lombard/El Diario NY.
Foto: Mariela Lombard / El Diario

Aunque muchos neoyorquinos pusieron el grito en el cielo cuando supieron que tendrían que pagar 5 centavos por las bolsas plásticas y de papel cada vez que compren algo en las tiendas, el Concejo de la Ciudad aprobó la nueva ley en favor del medio ambiente.

La nueva normativa, que entrará en vigor a partir del próximo 1 de octubre, pretende que se reduzca considerablemente la producción de desperdicios plásticos y de papel que anualmente es del orden de 91 mil toneladas de bolsas.

La presidenta del Concejo, Melissa Mark-Viverito, defendió la decisión y aseguró que detrás de esta ley solo hay un interés ambiental.

La gran mayoría de bolsas no se reciclan. Las bolsas innecesarias se han convertido en una amenaza ambiental”, comentó la líder política. “Lo que queremos es crear un ambiente más sano, a la vez que ahorramos dinero y cambiamos la actitud del consumidor”, dijo Mark-Viverito, explicando que anualmente el transporte de los desperdicios generados por las bolsas a rellenos sanitarios le cuestan a la ciudas $12.5 millones.

La presidenta del Concejo dejó claro además que este cobro no es un impuesto, pues los 5 centavos que deberán pagar los consumidores que no lleven sus propias bolsas quedarán en manos de los proveedores y no de la Ciudad.

Margaret Chin, promotora de la iniciativa, no pudo ocultar la alegría que le produjo que sus colegas del Concejo la apoyaran con esta iniciativa, que fue aprobada con una votación de 28 contra 20.

“El objetivo de esta legislación es reducir los miles de millones de bolsas que se usan solo una vez y que ensucian nuestras calles, obstruyen los desagües y contaminan nuestras corrientes de agua”, comentó la concejal, quien negó que la medida vaya a impactar negativamente a los neoyorquinos con ingresos bajos, pues incluso se regalarán bolsas para que muchos puedan reutilizarlas.

El concejal Rafael L. Espinal, Jr., quien al principio se opuso a la medida, cambió de opinión y finalmente votó en favor de la ley.

“Cuando se introdujo originalmente el proyecto de ley, me opuse públicamente porque creía que un costo afectaría desproporcionadamente a la clase trabajadora y a los neoyorquinos de bajos ingresos”, dijo. “Pero a lo largo del año, he visitado República Dominicana y otros países en desarrollo, y he visto los devastadores efectos que las bolsas de plástico y productos no degradables tienen en el medio ambiente”.

La dominicana Yahaira Cabral, quien es compradora frecuente en los supermercados y bodegas del Alto Manhattan, recibió la resolución con beneplácito.

“La apoyo completamente porque beneficia al planeta y creo que está bien que reutilicemos las fundas, además solo cuando nos dan duro al bolsillo es que uno toma conciencia, como pasa con los cigarillos. En unos años la gente va a entender que es por el bien de todos”.

La mexicana Rosalba Rodríguez, otra compradora diaria de víveres, criticó la medida y aseguró que “como siempre, el bolsillo de los más pobres es el que va a sufrir una vez más”.

El alcalde Bill de Blasio se mostró complacido con la decisión y mostró su apoyo total.

“Felicito al Concejo por haber aprobado esta ley y espero firmarla próximamente”.

Otras ciudades como San Francisco y Washington han adoptado medidas similares en favor del medio ambiente.

DATOS DE LA LEY DE LOS 5 CENTAVITOS

  • Los clientes que lleven sus propias bolsas no pagarán ninguna tarifa adicional.
  • Las bolsas usadas para comida de restaurantes, medicamentos, carnes y granos están exentas del pago.
  • La regla también aplicará para algunos vendedores ambulantes.
  • La ley también pretende informar a los neoyorquinos sobre los componentes de las bolsas.
  • Se calcula que en Nueva York se pagan unos $12.5 millones para transportar 91,000 toneladas de bolsas plásticas y de papel a rellenos sanitarios de otros estados anualmente.
  • Los neoyorquinos usan 9 mil 370 millones de bolsas de compras cada año y la mayoría no se reciclan.