Parientes de amigos acribillados en Alto Manhattan exigen justicia

Reclaman que han pasado casi dos años del crimen de Kenny Jiménez y Francisco Mercedez, y aún no se han realizado arrestos

En el buzón cruzando la calle del apartamento de Sonia Lausell aún se ve la marca de la bala que mató a su hijo hace casi dos años. “Nosotros hemos sufrido doblemente, por la pérdida de nuestros hijos y de ver la indiferencia con que se ha tratado este caso. Es como si no hayan sido dos seres humanos que asesinaron”, dijo la madre llena de frustración.

Sonia Lausell (blusa negra) con su hija, Caroline Jimenez perdieron a Kenny junto a Raquel De La Cruz (blusa rosada) que perdio a su sobrino Tony en un doble homicidio en la esquina Broadway y West 151 en 2014. Todavia buscan al asesino o informacion que lo que ocurrio. Photo Credito Mariela Lombard/El Diario NY.
La esquina donde asesinaron a Kenny Jiménez y Francisco Mercedez, alias Boy Summa. Al otro lado le da calle, vive la madre de Jiménez.  (Mariela Lombard/El Diario NY)

En la noche del 17 de agosto de 2014, Kenny Jiménez, de 21 años, fue a comprar una botella de agua en la bodega Fedel Gourmet Deli en la esquina de la calle 151 y Broadway, en el Alto Manhattan. Su mejor amigo Francisco Mercedez, de 29 años, conocido también por su nombre de rapero Boy Summa, estaba sentado en el buzón. Cuando Jiménez se le acercó para saludarlo, un individuo con una sudadera gris y capucha se bajó de un Nissan Altima blanco y les disparó tres veces, para luego huir en el mismo auto con dirección a Riverside.

El doble asesinato fue muy impactante para el vecindario, ya que las dos víctimas nacieron y se criaron en Harlem. “Toda la comunidad se reunió en apoyo y hemos llorado juntos y hemos pedido justicia juntos”, dijo Lausell.

Sonia Lausell (blusa negra) con su hija, Caroline Jimenez perdieron a Kenny junto a Raquel De La Cruz (blusa rosada) que perdio a su sobrino Tony en un doble homicidio en la esquina Broadway y West 151 en 2014. Todavia buscan al asesino o informacion que lo que ocurrio. Photo Credito Mariela Lombard/El Diario NY.
En el centro Sonia Lausell agarra una foto de su hijo Kenny. A la derecha su hija Caroline Jimenez  y a la izquiersa Raquel De La Cruz. 
Photo Credito Mariela Lombard/El Diario NY.

Desde que ocurrió el crimen se han realizado dos vigilias, en las cuales parientes y miembros de la comunidad han exigido una acción más efectiva de las autoridades, y han criticado que aunque el cuartel 30 de la Policía está apenas a dos cuadras de donde ocurrió el doble homicidio, no se hayan realizado arrestos todavía. “¿Cómo es posible que a Kenny y a su mejor amigo lo maten a los dos allá abajo el precinto está ahí mismo?”, se preguntó Lausell.

Los parientes de las víctimas, de origen dominicano, también cuestionaron el por qué si  había una patrulla de policía cerca, los oficiales comenzaron la investigación seis horas después del crimen.

Carlos Pagán, el detective encargado del caso, insistió que es una investigación difícil “porque sólo tenemos una foto, pero cualquier detalle pequeño nos puede guiar a la dirección correcta.”

Aunque hay pocas pistas, Pagán piensa que el sospechoso es hispano. Pero a pesar que se han entrevistado a muchas personas, todavía la Policía no ha encontrado evidencia concreta en este caso y no ha hecho arrestos. Sin embargo, indicaron que no descartan ninguna hipótesis, incluyendo que se trate de una trifulca entre pandillas y hasta drogas.

Pero, según Raquel de la Cruz, tía de Mercedez, los chicos eran buenas personas y su sobrino estaba por firmar un contrato con Sony. “Desde chiquito le gustó la música. Yo lo llevaba a la 125, bailaba en la calle, y la gente lo aplaudía”, recordó.

Sonia Lausell (blusa negra) con su hija, Caroline Jimenez perdieron a Kenny junto a Raquel De La Cruz (blusa rosada) que perdio a su sobrino Tony en un doble homicidio en la esquina Broadway y West 151 en 2014. Todavia buscan al asesino o informacion que lo que ocurrio. Photo Credito Mariela Lombard/El Diario NY.
Raquel De La Cruz aguanta la foto de su sobrino Francisco Mercedez. 
(Mariela Lombard/El Diario NY)

Recompensas por pistas

La Policía está ofreciendo una recompensa de $2,500 por información que ayude a esclarecer este crimen y conduzca al arresto y acusación de la persona responsable por el crimen.

Pero, para los familiares, el trabajo que han realizado hasta ahora las actividades no es suficiente. “Pienso que deben hacer más”, dijo la hermana de Kenny, Caroline Jiménez. Para ayudar con el caso, ella y su familia están realizando sus propias investigaciones. “A cierto punto me he metido en situaciones peligrosas”, dijo Jímenez quien tienen seis meses de embarazo.

Además de la recompensa que ofrece la Uniformada, las familias también han reunido $2,750, que tienan guardados en una cuenta de banco, para cualquier persona que de información que resulte en el arresto y acusación de los responsables.

“Ese muchacho que cometió este horrendo crimen va a seguir cometiéndolos porque no ha pagado las consecuencia. Va a vestir a otra madre de luto y le va a destruir la vida, porque al que le matan a un hijo sigue respirando pero más nunca vuelve hacer la persona que era antes”, dijo Lausell, quien enfatizó que mientras no tenga justicia, no tendrá paz.

Para dar pistas:

Si tiene alguna pista que pueda ayudar a dar con los sospechosos, llame de manera confidencial al número de la Policía: (800) 577-TIPS.

También puede llamar al número 1-888-57-PISTA, una línea en español para que los ciudadanos aporten información de forma anónima acerca de crímenes en el área donde residen.

Adicional, puede enviar informes a través del portal de internet www.crimestoppers.com o por texto al 274637 (CRIMES) y luego marcar TIP 577.