Una lucha con mucho color y estilo

La diseñadora puertorriqueña Namibia Viera Martínez empieza a destacarse en el mundo de la moda
Una lucha con mucho color y estilo
Namibia Viera ganó el Premio de la Crítica y el Premio del mejor uso del Color otorgados por el Instituto de la Moda de NY
Foto: Provided

Una niña de tres años y medio llegó un día al taller de su mamá, la diseñadora Vilma Viera, y al notar que los bocetos no tenían rostro empezó a dibujarle los ojos, la nariz y la boca.

Ante la sorpresa de todos, ella concluyó un dibujo perfecto con una perspectiva de tres cuarto, un estilo que a muchos estudiantes universitarios de dibujo les cuesta lograr. En ese momento su mamá descubrió la gran vocación de su hija y decidió apoyarla.

El nombre de esta niña, quien hoy tiene 34 años, es Namibia Viera Martínez. Una diseñadora de moda puertorriqueña, graduada en ilustración de modas en el Fashion Institute of Technology (FIT), quien ha logrado diseñar para espectáculos de Broadway como  The Producers o Hair Spray y ha vestido a personalidades del espectáculo, como Kanny García, Tego Calderón y el grupo Cultura Profética.

Más recientemente, Viera Martínez resultó ganadora, entre un grupo de 168 estudiantes, del prestigioso Premio de la Crítica en la categoría Sportwear, entregado por un jurado de FIT y del Premio del Mejor Uso del Color, otorgado por la revista Siempre Mujer, antes de su desfile anual FIT’S Future of Fashion Runway Show, donde los estudiantes muestran sus propuestas finales.

“Para mí estos premios tienen un valor muy especial. Más allá del valor material, este reconocimiento me da la seguridad de que mi trabajo sí vale. Este premio viene a darme más ganas de seguir luchando por lo que quiero, que es ser una gran diseñadora”, dijo la creativa.

El diseño ganador llamado "losas criollas"
El diseño ganador llamado “Losas criollas”.

Inspirado en lo colonial

De los tres diseños presentados por ella, el galardonado fue un vestido inspirado en las formas y colores de una teja colonial española, como las que creció viendo en Puerto Rico, llamado Losas Criollas.

Cuando la modista de alta costura habla de sus inicios, no puede evitar la emoción y entre lágrimas narra lo importante que es el apoyo de los padres en la pasión de sus hijos.

“Yo siempre digo que nací en la barriga que tenía que nacer. Gracias a mi madre, en base a sus grandes sacrificios,  yo logré desarrollarme desde pequeña. Muchas personas cuando sus hijos dicen que quieren estudiar arte no lo apoyan y yo tuve la dicha de que me apoyara. Cuando yo digo que no puedo más, mi mamá es quien me dice que tengo que seguir”, nos dijo emocionada.

Su desarrollo profesional, lejos de ser fácil por ser hija de una diseñadora, estuvo lleno de retos económicos. Para ella una de sus más grandes enseñanzas ha sido no rendirse, aferrase a un sueño por difícil que parezca su realización, algo que dice intentaba transmitirle a sus estudiantes que no eran apoyados por sus padres en Puerto Rico.

Tras graduarse, Namibia planea montar su atelier en la ciudad de Nueva York, para seguir mostrando su talento y creatividad.

“Los latinos tenemos una sensibilidad que es diferente, nuestro toque es distinto”, asegura.

Alrededor de la web