Evangélicos latinos son cortejados en la contienda presidencial

De todos los candidatos, el republicano Donald Trump tiene la ingente labor de reparar el daño de su retórica anti-inmigrante

WASHINGTON.-  En una reñida contienda en la que cada voto cuenta,  también los evangélicos latinos son cortejados por los precandidatos presidenciales pero, de todos, el republicano Donald Trump es el que afronta más trabas para reparar el daño que ha causado su retórica anti-inmigrante entre la minoría más grande del país.

Trump y los demócratas Hillary Clinton  y Bernie Sanders prevén enviar videos pregrabados a la Conferencia Nacional de Liderazgo Cristiano Hispano (NHCLC, por su sigla en inglés), que a partir del próximo viernes realizará su convención anual en Anaheim (California), con la participación de más de 1,200 líderes hispanos de todo EEUU y otros países.

Erika Andiola, portavoz de la campaña de Sanders, que también busca afianzar el apoyo de los latinos, dijo a este diario que no ha recibido una invitación de NHCLC pero el senador de Vermont enviará un mensaje por video.

En todo caso, sería la primera vez que Trump envía un mensaje a un grupo latino desde que lanzó su candidatura en junio de 2015. Trump rechazó a último minuto la invitación de participar en un foro de la Cámara de Comercio Hispana de EEUU.

La NHCLC representa a más de 100 millones de evangélicos hispanos de unas 40,000 iglesias en EEUU, y es la mayor organización cristiana de la comunidad hispana. Al igual que otras agrupaciones latinas, ha denunciado la retórica de Trump.

En entrevista telefónica hoy con este diario, el presidente de NHCLC, el reverendo Samuel Rodríguez,  dijo que su grupo va a escrudiñar el mensaje de Trump antes de difundirlo durante la convención, bautizada este año como “Latin Leaders Fest”.

El presidente de NHCLC, el reverendo Samuel Rodríguez, dijo que este año los votantes evangélicos están "contra la espada y la pared" por las opciones presidenciales.
El presidente de NHCLC, el reverendo Samuel Rodríguez, dijo que este año los votantes evangélicos están “contra la espada y la pared” por las opciones presidenciales.

“No soy loco, obvio que primero voy a analizar el video (de Trump), y lo voy a escrudiñar para asegurar que no incorpora su conocida retórica”, dijo Rodríguez, quien se manifestó “sorprendido” de que Trump haya ofrecido enviar un video.

“No somos de un partido ni del otro, somos seguidores del cordero de Dios, y sólo queremos facilitar un espacio para que ambos partidos presenten su caso ante nuestro grupo”, explicó.

La NHCLC es una organización “501c3” no partidista y sin fines de lucro y, como tal, está sujeta a reglamentos tributarios, por lo que no dará como grupo su respaldo a ninguno de los candidatos presidenciales.

Sin embargo, Rodríguez indicó que su grupo apoya la movilización del voto latino y tiene una agenda muy clara a favor de la vida, del bienestar de las familias hispanas, la libre expresión religiosa, y una reforma migratoria integral.

“Creemos en el valor de cada ser humano, dentro y fuera del vientre, y apoyamos una plataforma pro-inmigrante 125%. Queremos escuchar que ambos candidatos digan que apoyan a nuestro pueblo… en el caso de Trump, ojalá que este sea el comienzo de una inclinación reconciliatoria” con la comunidad latina, precisó Rodríguez.

En los comicios de 2012, los latinos estuvieron fragmentados con base a sus creencias religiosas, según un sondeo del Centro Hispano Pew.

Tres cuartas partes de los católicos y ocho de cada diez latinos no afiliados a ninguna religión apoyaron la reelección del presidente Barack Obama en 2012.

Sin embargo, entre los evangélicos latinos, que conformaron el 16% de todos los votantes latinos ese año, la mitad prefirió a Obama mientras que el 39% apoyó a su rival republicano, Mitt Romney.

ReligionVoto2012

Para este año, se calcula que 58 millones de evangélicos son elegibles para votar -30 millones votaron en 2012-, y aunque no es un bloque electoral homógeneo, muchos repudian a Trump.

Rodríguez afirmó que la contienda de 2016 ha puesto a los votantes evangélicos latinos “contra la espada y la pared”, ante la difícil posición de que “no están contentos” ni con Trump ni con Clinton.

En ese sentido, Rodríguez precisó que él personalmente apoya la vida desde la concepción hasta la muerte, pero Clinton “apoya el aborto aún en el noveno mes” de gestación.

“Puedo entender que algunas personas apoyen el derecho a la opción (al aborto) en el primer trimestre, pero se me hace imposible tragar la pastilla de que alguien esté a favor del aborto en el noveno mes”, subrayó.

Tras lograr prácticamente la nominación presidencial del Partido Republicano, Trump ha sugerido que tiene “flexibilidad” para negociar sobre estos temas, y aunque no ha vuelto a repetir sus conocidos insultos sobre que los inmigrantes son “violadores” y “criminales”, sí persiste en su promesa de construir un muro en la frontera sur y deportar a toda la población indocumentada.

Se calcula que este año unos 13 millones de latinos acudirán a las urnas en noviembre próximo, y el “factor Trump” ha contribuido a un alza en las solicitudes de ciudadanía e inscripción de votantes.

Según observadores, aún si Trump afianza el voto de la mayoría blanca, necesitará el voto latino, y el apoyo del sector evangélico será importante, particularmente en estados clave de la contienda.

Sin recomendar a ningún candidato en particular, el consejo de Rodríguez para los evangélicos latinos es que, cuando vayan a las urnas, “avancen la causa de la vida, el derecho a la libertad de culto, y un candidato que sea pro-latino, pro-inmigrante”.

Otros líderes conservadores, como Franklin Graham, al frente de la Asociación Evangélica Billy Graham, coinciden con Rodríguez en que quedarse en casa no es una opción.

Según Graham, aún si el candidato predilecto no calificase para ser monaguillo, los votantes tendrán que “taparse la nariz” y emitir su sufragio.