Fisuras en Partido Demócrata podrían ocasionar caos en convención nacional

Algunos senadores demócratas han hecho un llamado a bajar las tensiones y forjar la unidad del partido, para que Clinton cuente con el eventual apoyo de los seguidores de Sanders

Fisuras en Partido Demócrata podrían ocasionar caos en convención nacional
Foto: Geoff Robins / AFP/Getty Images

Washington.- El senador Bernie Sanders insiste en que permanecerá en la contienda “hasta el último voto” de las primarias, pero la creciente agresividad de algunos de sus seguidores refleja las fisuras del Partido Demócrata y amenaza con crear caos en su convención nacional en julio próximo.

Sanders ganó por más de siete puntos de diferencia anoche en la primaria de Oregón contra Hillary Clinton, mientras que ésta ganó en Kentucky por estrecho margen.

Durante un mítin político en Carson, California, Sanders dijo que su campaña seguirá “hasta que se realice el último voto” en el proceso de primarias, que concluirá el próximo 14 de junio.

Sanders ha condenado los actos de violencia y vandalismo del pasado fin de semana durante la convención del Partido Demócrata de Nevada, en el que algunos de sus partidarios gritaron insultos, tiraron sillas y hasta lanzaron amenazas de muerte contra la presidenta del partido estatal, Roberta Lange, molestos porque consideran que el sistema está viciado en contra del senador por Vermont.

Sanders ha dicho que si el Partido Demócrata quiere ganar en noviembre próximo, es “imperativo” que los funcionarios demócratas estatales traten a sus seguidores “con la justicia y el respeto que se han ganado” en las urnas.

A su juicio,  el Partido Demócrata tiene que escoger entre “abrir sus puertas” a personas que luchan por un verdadero cambio social y económico o mantener la estructura de “estatus quo”, con sus contribuciones de millonarios donantes y ser “un partido con participación limitada y energía limitada”.

Haciéndose eco de Sanders, su gerente de campaña, Jeff Weaver, dijo hoy a la cadena MSNBC, que el senador condenó la violencia y se quejó de que la presidenta del Comité Nacional Demócrata (DNC), Debbie Wasserman Schultz, “ha estado trabajando en contra de Bernie Sanders… por razones personales” y ha sido “hóstil con sus seguidores”.

Mientras tanto, Clinton sigue enfocada en vencer al virtual candidato presidencial republicano, Donald Trump, en noviembre próximo, prácticamente ignorando a Sanders.

Ambos precandidatos demócratas tienen la mira puesta en las primarias del 7 de junio en California, donde Sanders ha logrado acortar distancia pero Clinton aún se perfila como la favorita.

En 2008, Clinton ganó las primarias de California y se mantuvo hasta el final del proceso de “eliminatorias”, pero el entonces senador demócrata por Illinois, Barack Obama, le ganó la nominación presidencial demócrata por estrecho margen.

Temen pelea en convención

Aunque Weaver afirmó hoy que Sanders apoyará a Clinton si ésta logra la nominación presidencial, y trabajará “día y noche” para impedir un triunfo de Trump, algunos expertos advierten de una posible escalada de violencia durante la convención del Partido Demócrata en Philadelphia (Pennsylvania) en julio próximo.

Algunos senadores demócratas, incluyendo Barbara Boxer, de California, Dick Durbin, de Illinois, y Jeanne Shaheen, de New Hampshire, han hecho un llamado a bajar las tensiones y forjar la unidad del partido, para que Clinton cuente con el eventual apoyo de los seguidores de Sanders y no dé a Trump la ventaja de un partido demócrata dividido.

A lo largo de la historia, ambos partidos han tenido caos en sus respectivas convenciones nacionales, a las que los precandidatos llegaron sin tener la mayoría de los delegados y sus partidarios no estuvieron dispuestos a tirar la toalla.

Del lado demócrata, la de 1924 se llevó a cabo en medio de un clima muy hostil que exigió un centenar de rondas de votaciones hasta elegir a John Davis, mientras que, ocho años más tarde, Franklin Delano Roosevelt se alzó con la nominación tras cuatro rondas de votos.

El Partido Republicano, por su parte, ha tenido diez convenciones “disputadas”, comenzando con la de 1860, cuando Abraham Lincoln requirió tres rondas de votaciones para convertirse en su candidato presidencial.

En la historia reciente, la última vez que ambos partidos tuvieron que realizar más de una ronda de votaciones en sus convenciones ocurrió en 1952,  cuando el demócrata Adlai Stevenson y el republicano Dwight Eisenhower se alzaron como candidatos presidenciales.

No se va porque sigue ganando

Sanders ha ganado ya un total de 22 estados pero, según observadores, es prácticamente imposible que el senador pueda superar el abismo que enfrenta con Clinton.

De los 2,383 delegados y “súper delegados” que se requieren para la nominación presidencial demócrata, Clinton tiene 2,291, mientras que Sanders tiene 1,528.

El estratega demócrata Mark Alderman dijo hoy que Sanders debe abandonar la contienda porque, de lo contrario, aumenta el riesgo de diluir el voto de los demócratas y entregar  la Casa Blanca a Trump en noviembre próximo.

Cuando faltan menos de seis meses para los comicios generales del próximo 8 de noviembre, los demócratas deben centrar sus energías en apoyar a Clinton para asegurar la derrota de Trump en las urnas, según Alderman.

La encuesta más reciente de la cadena televisiva NBC muestra que Clinton tiene una leve ventaja sobre Trump, de 48% contra el 45%, y la continua presencia de Sanders sólo profundiza las divisiones del partido, advirtió Alderman, presidente del grupo Cozen O’Connor Public Strategies.