Inmigrantes detenidas con sus hijos piden ayuda en una carta pública

Muchas están sin información sobre sus casos y permanecen encerradas con sus pequeños durante más de los 21 días que estableció un juez federal hace nueve meses. La Opinión habló con algunas de ellas.

Estrella –apodo, no nombre real- lleva 21 días detenida en el centro residencial de Dilley, con su hijo de 2 años. Hasta ahora no ha tenido ni siquiera la  primera entrevista con autoridades de inmigración.

“Me preocupa mi bebé, lleva 15 días con diarrea y no le dan nada para eso. Ocho días con fiebre y de vez en cuando le dan acetaminophen o ibuprofeno, pero luego le vuelve”, dijo la joven guatemalteca de 22 años en una entrevista telefónica con La Opinión.

El centro “residencial”, ubicado en el sur de Texas, es mejor que las cárceles fronterizas de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza CBP donde reciben a los aspirantes a refugiados una vez que cruzan la frontera.

Allí están varios días en celdas llamadas “LA HIELERA” (celdas heladas día y noche, donde comen sándwiches igual de fríos) y “LA PERRERA”, otra celda con “mallas” y un colchón en el piso que, según describe Estrella, “se parece un lugar donde ponen a un perro”.

Pero estar detenidas por un período de tiempo prolongado sin saber lo que va a suceder con ellas es lo peor de todo, cuenta la joven, que estaba a punto de graduarse de licenciada en educación en Guatemala cuando fue víctima de un delito, denunció a sus agresores, y estos comenzaron a amenazarla para que quitara la denuncia.

“Y ahora me entero que lo sacaron bajo fianza, la justicia en mi país es terrible y ellos saben donde vivo allá. Yo no podía quedarme en ese lugar”, dice.

Sesenta y nueve madres con hijos pequeños que están detenidas en el centro residencial de Dilley enviaron hoy una carta a Sarah Saldaña, directora de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) pidiendo que les den información sobre sus procesos legales y les permitan salir lo antes posible.

A pesar de que una jueza federal dijo en agosto pasado que ningún niño debe estar detenido durante más de 21 días, abogados de interés público que intentan asistir a estos migrantes afirman que “ICE no informa a las madres de los resultados de sus entrevistas, o no les da entrevistas a tiempo… Hay por lo menos 85 madres y niños que están aquí más del tiempo que mandan los acuerdos judiciales de Flores (protección al menor)”, señala un comunicado del CARA family detention pro-bono Project.

Ejemplo de lo escrito por algunas madres:

  • “Mi hijo solo tiene 3 añitos, sicológicamente está traumado porque estamos tal vez viviendo en mejores condiciones pero siempre sujetos a reglas… preguntan todos los días cuando nos vamos porque otras personas salen y no nosotros. Que si somos malos por estar aquí atrapados, un sinfín de preguntas a las cuales no tengo respuestas”.
  • “Por qué nos han privado de nuestra libertad, a nosotros y a mi hijo tanto que el estar en este lugar se llena de estrés y nuestros hijos se enferman y no hay como poder hacer algo por ellos”. 
  • “Nos ha afectado enormemente, estamos desesperados, no hay respuesta a mis preguntas y por lo tanto no sé qué decirle a mi niño cuando se pone triste porque extraña a su papá”.
  • “No salimos de nuestro país para vivir una vida color rosa en Estados Unidos, salimos huyendo de que nos mataran”. 

Si desea leer la carta y los párrafos manuscritos por varias de estas madres desde la cárcel de ICE pueden hacer click aquí

Al final del documento hay párrafos manuscritos por varias de las jóvenes mujeres detenidas.