Harlem pide que eleven la edad criminal estatal

Nueva York y Carolina del Norte son los únicos estados que todavía procesa criminalmente como adultos a adolescentes de 16 y 17 año

Aproximadamente 2,800 individuos vuelven a sus casas de la prisión en Manhattan cada año.
Aproximadamente 2,800 individuos vuelven a sus casas de la prisión en Manhattan cada año.
Foto: Archivo / El Diario

Ex presidiarios junto a organizaciones comunitarias realizarán esta tarde un panel de discusión en la iglesia St. Philip en Harlem, en el cual miembros de la comunidad firmaran una carta para pedirle al gobernador de Nueva York Andrew Cuomo y a la Legislatura estatal que eleven la edad criminal del estado.

Nueva York es uno de dos estados, junto a Carolina del Norte,— que todavía procesa criminalmente como adultos a adolescentes de 16 y 17 años. Tan sólo en el 2013 más de 36,000 adolescentes entre esas dos edades fueron arrestados y fueron procesados como adultos dentro del sistema judicial.

El panel de discusión es un seguimiento al lanzamiento de la campaña Raise the Age NY, que busca crear conciencia y que incluye la participación de activistas locales y nacionales, jóvenes, padres, abogados y agentes del orden.

Además de pedir elevar la edad criminal, en el panel también se hablará de la ayuda a los ex presidiarios para reinsertarse a la sociedad. “El condado de Manhattan tiene uno de los números más altos de personas volviendo de las prisiones”, dijo Lisa Cito, organizadora de Circles of Support. Cada año aproximadamente 2,800 individuos vuelven a sus casas en Manhattan tras salir de prisión.

Cito trabaja con grupos de reintegracióncomo Raising My Voice (alzar mi voz), un programa de oratoria y liderazgo que empodera a hombres y mujeres ex presidiarios os a decir su historia.

Fueron los participantes de este programa los que quisieron organizar el panel de discusión e invitar a Bryan Stevenson, abogado, activista y escritor de Just Mercy, quien estará presente.

“Queremos traer conciencia a las personas de la comunidad porque mi historia es la de otro joven de 16 años y 20 años”, dijo uno de los organizadores y participantes de Raising My Voice, Rodrigo Hoyos, de 22 años. El mexicano nacido y criado en El Barrio fue arrestado a los 17 años y pasó tres años en una cárcel de adultos.

Hoyos dijo que no importa el crimen, ir a una prisión de adultos como menor de edad es aterrador. “No sabes qué esperar. Estos hombres han estado en el sistema todas sus vidas. El hecho es que son más mañosos”.

De los aproximadamente 50,000 menores procesados criminalmente cada año en Nueva York, el 70% son latinos o afroamericanos, según datos de la oficina del Gobernador.

Cuando Hoyos salió le aconsejaron que fuera al Harlem Community Justice Center donde facilitan la reintegración. Allí Hoyos pudo descifrar cómo conseguir Medicaid y continuar sus estudios. Hoyos que actualmente es cocinero y quiere estudiar para ser trabajador social. “Siento que decir mi historia, ayudará a otros”.

Además de elevar la edad de encarcelamiento, en el panel se hablaría del encarcelamiento masivo en general, particularmente cómo afecta a la comunidad de Harlem. Un hombre habló hablaría de cómo en el South Bronx es constantemente víctima de la práctica policial “Stop and Frisk” (parado y cacheo)– aún cuando está con su hija.

Los menores en cárceles para adultos son:

  • 5 veces más propensos a ser acosados sexualmente.
  • 2 veces más propensos a ser heridos por el personal de la prisión,
  • 8 veces más probable que se suiciden, comparado con los menores en detenciones juveniles.