En cuestión de salarios, más aceptación que negociación

Las mujeres son las que menos discuten su retribución
En cuestión de salarios, más aceptación que negociación
No se sienta presionado a aceptar una oferta de trabajo.Se puede negociar./Shutterstock
Foto: Shutterstock

Es muy posible que al aceptar una oferta de trabajo, muchos empleados estén dejando de ganar el dinero que podrían por, simplemente, aceptar lo que les ofrecen y no negociar. Es una posibilidad mucho mayor en el caso de las mujeres.

El problema es que según el portal de anuncios laborales Glassdoor, el 59% acepta el salario que se le ofrece con un contrato sin tratar de buscar mejores retribuciones. Tres de cada cinco trabajadores firman sin negociar al alza lo que se van a embolsar. Esto ocurre en un momento en el que los ingresos de los trabajadores han estado estancados durante años, tras caer estrepitosamente tras la Gran Recesión, y solamente en los últimos meses están empezando a repuntar muy lentamente.

Adicionalmente, una vez que se está en un trabajo solo el 10% de los empleados negocian sus salarios y termina ganando más.

En ambos casos, a la hora de aceptar un trabajo como una vez que se está dentro de este, son las mujeres las que más dispuestas están a aceptar lo que se les ofrece sin buscar alternativas. El 48% de los hombres trata de añadir más dólares a sus salarios mientras que en el caso de las mujeres solo el 32% sigue esa estrategia. Una vez que están en el trabajo también es mucho más elevado el porcentaje de hombres que trata de negociar una mejora de su cheque que de mujeres. En general son los trabajadores mayores de 45 años los que más dispuestos a acceder sin negociar a la oferta de trabajo.

Lugares como la propia Glassdoor o Payscale proveen a los trabajadores de herramientas para saber los rangos de salarios en los sectores y a los niveles de sus ofertas de trabajo y se recomienda que sean estudiados. Kristen Hamilton presidenta de Koru, una empresa que provee entrenamiento profesional a graduados, explicaba en PayScale que una vez que se ofrece un trabajo hay que negociar el salario y ofrece algunas pistas para hacerlo.

La primera es mostrar entusiasmo ante la oferta a pesar de que el cheque sea menor de lo esperado. Primero hay que ser agradecido y luego discutir los detalles. La segunda es no tener prisa para negociar. Hamilton explica que es aconsejable pedir la oferta por escrito para examinarla detenidamente y contemplar opciones. Una vez que se tiene ese documento no hay que perder el tiempo porque la empresa tiene un trabajo que cubrir y el tiempo es un lujo.

Si a pesar de que la oferta no sea perfecta se tiene interés en ella, es razonable hablar de lo que se espera tanto en términos de beneficios como de salario. En ese caso, siempre con entusiasmo por el trabajo hay que explicar cómo mejorar las condiciones benefician a la compañía (se puede hablar de motivación, concentración en un solo empleo…). Es importante tener los datos sobre los salarios en empresas de la competencia por el mismo empleo y usarlos a la hora de “promocionar” la candidatura al trabajo.

En cualquier caso hay que ser consciente de lo que se pide en términos porcentuales. Pedir un 15% o 20% más, a no ser que la oferta sea ridículamente baja, no es una buena entrada a la negociación porque está por encima de los aumentos salariales usuales.