Extrañan a México en el Rose Bowl: regular entrada en el Brasil-Ecuador

La Canarinha y la Tricolor jugaron con estadio a media capacidad su partido en Copa América Centenario: falta de promoción y precios altos las principales causas
Extrañan a México en el Rose Bowl: regular entrada en el Brasil-Ecuador

PASADENA.- Sin la presencia selección mexicana, el Rose Bowl de Pasadena es una enorme masa de concreto que le queda grande a cualquier partido.

El sábado, el pentacampeón del mundo, Brasil, y la selección de Ecuador, que lleva una gran eliminatoria sudamericana rumbo al Mundial de Rusia 2018, jugaron con medio estadio vacío.

El partido del Grupo B de la Copa América Centenario era uno de los más atractivos de la primera fase del torneo continental, pero al inmueble, con capacidad para 92,000 espectadores, llegaron unos 50,000.

Los altos precios de las entradas, cuyo costo más accesible era de 100 dólares, y la falta de promoción entre los aficionados anglosajones, terminaron por afectar la venta de boletos.

“No hubo promoción suficiente, se olvidaron del mercado americano”, dijo un contratista independiente que trabaja en la organización de la Copa América Centenario y que pidió no ser identificado.

“Para que esto hubiera funcionado bien habría que tener 40 mil aficionados hispanos y otros 40 mil americanos, pero mira, no ves casi gente gringa”, subrayó.

Las gradas del Rose Bowl se vistieron de amarillo, con camisetas que representaban tanto a Ecuador como a Brasil, pero poca, muy poca gente, era estadounidense.

El mismo fenómeno sucedió en los encuentros que el sábado se jugaron en Orlando, en donde Paraguay enfrentó a Costa Rica, y en Chicago, donde Perú jugó contra Haití.

“Son estadios muy grandes y la promoción ha sido muy mala”, consideró Tariq Panja, un reportero británico de la agencia de noticias Bloomberg que cubre eventos de futbol en todo el mundo.

“Cuando llegas a Estados Unidos no hay nada que te indique que se está jugando una Copa America”, dijo.

“No hay cartelones en las calles, no hay publicidad, no hay nada que le diga a la gente de este país que “se está llevando a cabo un gran evento deportivo aquí”, explicó.