Fotos: Menores acusados de balear y decapitar a llamas en rancho de Texas

Las autoridades desconocen los motivos que tuvo el dúo para cometer la brutalidad
Fotos: Menores acusados de balear y decapitar a llamas en rancho de Texas
La Tida estaba embarazada.
Foto: (Suministrada/Ruby Herron)

Dos menores de Texas deberán comparecer a una corte juvenil este próximo lunes por haber baleado a una llama y haber decapitado a otra en un incidente reportado a principios de marzo.

Los jovenes de  16 años fueron acusados el jueves de crueldad contra animales y conducta criminal, informó la cadena ABC.

Los adolescentes atacaron las llamas, de nombre Lorenzo y La Tida, en Figment Ranch, en Cypress.

Lorenzo – que fue baleado en dos ocasiones– sobrevivió. Pero la otra llama –que estaba embarazada– no.

El animal muestra temor cada vez que alguien se le acerca. Doctores no han podido removerle una de las balas que se alojó cerca de su espina.

“Justo cuando piensas que lo has escuchado todo, llega un caso bizarro que te hace cuestionar qué está pasando por la mente de la gente”, dijo a la estación el alguacil Alan Rosen.

Las autoridades desconocen los motivos que tuvo el dúo para cometer la brutalidad.

Una de las dueñas del rancho, identificada como Ruby Herron, aún no sale de su asombro tras el crimen.

“Es un sentimiento que nunca quieres tener”, dijo la mujer. “Estos chicos necesitan ayuida. Yo no entiendo qué pudo haberlos poseído”, agregó Herron, quien aseguró nunca haber visto algo igual en sus 30 años de labores con estos animales.

Agregó que, durante los dos meses que los menores permanecieron fugitivos, no querían salir del espacio ante el temor de que ocurriera otro ataque similar. Los propietarios instalaron un sistema de cámaras de seguridad como medida.

animal-11
Lorenzo junto a su cuidadora Ruby Herron. (Suministrada/Ruby Herron)
animal-12
La Tida no sobrevivió al ataque; tampoco su criatura. (Suministrada/Ruby Herron)
animal-13
La Tida en sus mejores tiempos. (Suministrada/Ruby Herron)
animal-14
Lorenzo tiene alojado en su cuerpo una bala. (Suministrada/Ruby Herron)