Trump arrojaría a EEUU a una nueva recesión, advirtió Clinton

La estrategia de Clinton se apoya en atacar, de forma metódica, el historial empresarial de Trump y sus propuestas de gobierno, tachándolo como una persona inexperta y peligrosa para el bienestar del país.
Trump arrojaría a EEUU a una nueva recesión, advirtió Clinton
Justin Sullivan/Getty Images
Foto: Justin Sullivan / Getty Images

WASHINGTON.- Como timonel de la economía estadounidense, el virtual candidato presidencial republicano, Donald Trump, arrojaría al país al abismo de una nueva recesión si llega a la Casa Blanca, advirtió este martes su rival demócrata en la contienda, Hillary Clinton.

En un discurso de alto perfil en Columbus (Ohio), un estado clave para los comicios presidenciales, Clinton afirmó durante casi una hora que aunque Trump se “vende” como un exitoso empresario inmobiliario, éste sería tóxico para el país porque lo lanzaría por el despeñadero, y miles de familias trabajadores sufrirían la pérdida de empleos, ahorros, y el sustento diario.

“Pensarías que, como ha dedicado su vida a los negocios, él (Trump) estaría mejor preparado para el manejo de la economía. Pero resulta que también en esto es peligroso”, dijo Clinton,  interrumpida por aplausos y gritos de “Hillary, Hillary!”.

“Así como no debería tener su dedo sobre el botón (nuclear), tampoco debería meter sus manos en la economía”, enfatizó.

Burlándose de la prolífica pluma de Trump, Clinton señaló que éste “ha escrito varios libros sobre los negocios, que aparentemente terminan en el Capítulo 11”, –en alusión a sus finanzas y a la bancarrota de sus empresas-, y que su receta inflacionaria para los problemas económicos es “imprimir más dinero”.

Sus ataques forman parte de una estrategia calibrada para pintar a Trump como un líder no apto para la presidencia de EEUU: a principios de mes, en un discurso en San Diego (California), Clinton ya había advertido de que el empresario neoyorquino aboga por una política exterior “peligrosamente incoherente” y carece del temperamento para liderar el país.

Jake Sullivan, principal asesor del grupo “Hillary for America”, explicó a los periodistas que las propuestas económicas de Trump sólo reflejan su falta de entendimiento sobre el funcionamiento de la economía y su débil rendimiento en el sector privado.

Sullivan señaló como “prueba” un informe reciente, elaborado por Mark Zandi, exasesor económico en 2008 del entonces candidato presidencial republicano, John McCain, que advirtió de consecuencias casi apocalípticas si Trump gana la presidencia el próximo 8 de noviembre.

Según Zandi, con Trump como presidente, EEUU se sumiría en una “prolongada recesión” que desataría la pérdida de millones de empleos, reduciría el crecimiento, estancaría los ingresos de la clase media, y causaría una explosión de la deuda nacional.

La economía como arma electoral

Aunque Estados Unidos ya superó el trago amargo de la recesión de 2008, miles de familias aún afrontan problemas debido al estancamiento salarial, con empleos que pagan poco y ofrecen menos beneficios laborales.

Por ello, la economía ha sido el factor que movilizó a millones de votantes hacia el mensaje populista del senador independiente de Vermont, Bernie Sanders, quien ha advertido de que el sistema actual premia a las grandes corporaciones en detrimento de las clases media y trabajadora.

La creación de empleos y el crecimiento económico constituyen uno de los asuntos más acuciantes para el electorado, y tanto Clinton como Trump intentan ganarse el apoyo de la clase media, que viene ganando unos $54,000 al año desde hace dos décadas.

Grupos como Oxfam America y el Economic Policy Institute (EPI) forman parte del movimiento nacional a favor de un aumento del salario mínimo, en unos momentos en que cerca de la mitad de los trabajadores gana menos de $15 la hora, y muchos no llegan a fin del mes por el alto costo de la vida.

//platform.twitter.com/widgets.js

Un aumento del salario mínimo beneficiaría principalmente a los hispanos y afroamericanos, que figuran entre los grupos más golpeados por la pobreza.

Clinton apoya un aumento del salario mínimo de $7,25 la hora, la tasa actual, a $12 la hora, y también ha propuesto créditos tributarios para que las familias de clase media puedan costear la matrícula universitaria de sus hijos y sus gastos médicos. Por su parte,  Trump, siguiendo el libreto conservador, prefiere ofrecer incentivos tributarios a las corporaciones, con la idea de fomentar la creación de empleos.

Clinton ofreció su discurso en unos momentos en que las encuestas nacionales le dan una leve ventaja sobre Trump. Según un promedio nacional de encuestas de “RealClearPolitics”,  Clinton lidera a Trump por alrededor del seis por ciento.

EncuestasVotantes

Pero aparentemente la economía sigue siendo el flanco débil de Clinton, a juzgar por una encuesta reciente de la empresa Gallup, que señaló que el 53% de los votantes prefiere que sea Trump quien maneje la economía, y solo un 43% le dio su voto de confianza a Clinton en estas lides.

//platform.twitter.com/widgets.js

Trump prepara su contraataque

Pero los ataques no quedaron sin respuesta: antes de que Clinton pronunciara una sola palabra, Trump le salió al paso con sendos comunicados en los que atacó la política económica del presidente Barack Obama, respaldada por Clinton, e intentaron desvirtuar el informe de Zandi, tachando al asesor como un mero simpatizante del mandatario.

//platform.twitter.com/widgets.js

También, sin ofrecer pruebas, reiteró su queja de que Clinton aprovechó su cargo como secretaria de Estado (2009-2013) para “enriquecerse”.

//platform.twitter.com/widgets.js

//platform.twitter.com/widgets.js

Clinton tiene previsto reunirse mañana miércoles con líderes de la bancada demócrata en la Cámara de Representantes, en su primer encuentro con éstos desde que consiguió de forma extraoficial la nominación presidencial demócrata.

Mientras, Trump tiene previsto una reunión con la bancada republicana en la Cámara Baja el próximo 7 de julio.

?>