Congresista Paul Ryan propone reemplazo de “Obamacare” con versión conservadora

La propuesta carece de detalles sobre costo y alcance, pero mantiene algunas protecciones para personas con problemas de salud preexistentes
Congresista Paul Ryan propone reemplazo de “Obamacare” con versión conservadora
Gracias a la reforma de salud (Obamacare), más hispanos en EEUU tienen seguro médico.
Foto: Archivo

WASHINGTON.- Manteniendo la promesa de desmantelar “Obamacare”, el presidente de la Cámara de Representantes, el republicano Paul Ryan, presentó este miércoles una alternativa conservadora carente de detalles pero que, no obstante, preserva algunos de los puntos más populares de la reforma de salud de 2010.

A sólo siete meses de que el presidente Barack Obama deje la Casa Blanca, el plan repite los argumentos del libreto republicano de que “Obamacare” es una medida muy costosa, con pocas opciones para los pacientes y enormes gastos para las empresas.

Aunque “Obamacare” tuvo un comienzo turbulento, con enormes problemas técnicos y hasta demandas en los tribunales, la Administración Obama asegura que, gracias a esa reforma, unos 20 millones de estadounidenses han logrado cobertura médica a precios asequibles, incluyendo 4,2 millones de hispanos y 2,3 millones de afroamericanos.

Pero Ryan y el resto de la bancada republicana desde siempre se opusieron al plan, argumentando que “no tiene remedio” y es una tremenda carga burocrática, y han prometido desmantelar “Obamacare” si logran colocar a uno de los suyos en la Casa Blanca.

Según Ryan, en su versión actual, la reforma de salud “alimenta el desperdicio, el fraude y el abuso…. su nudo de regulaciones, impuestos y exigencias, no puede desenredarse.

“Obamacare debe ser anulada para que podamos empezar de nuevo e intentar una nueva respuesta”, subrayó el documento.

El plan de salud forma parte del ideario conservador de Ryan titulado “Una mejor manera” con el que los republicanos pretenden presentarse como la mejor opción para los votantes, de cara a los comicios generales del próximo 8 de noviembre.

Es la tercera entrega de una serie de propuestas para 2017 que Ryan desplegará en las próximas semanas en el marco de una estrategia para unir a su fracturado partido.

Las primeras dos partes tuvieron que ver con el combate a la pobreza y la seguridad nacional, y se prevé que las siguientes se centrarán en asuntos como la reforma tributaria y las potestades constitucionales.

¿Qué ofrece Ryan?

Ryan propone que los pacientes puedan comprar seguro en otros estados, aún si no residen allí; apoya la ampliación de cuentas de ahorro para gastos de salud, y distribuir fondos federales a los estados para el manejo del programa “Medicaid” para más de 70 millones de personas de bajos recursos.

Bajo el plan de Ryan, sólo los 31 estados y el Distrito de Columbia, que ya han ampliado el “Medicaid” con la ayuda del gobierno federal, pueden mantener esos cambios.

También ofrece créditos tributarios para que los trabajadores puedan costearse un plan médico si no lo reciben como beneficio en sus empleos. Los trabajadores comprarían el plan de salud y luego recibirían un reembolso de su costo.

En la actualidad, 155 millones de trabajadores obtienen su seguro médico por parte de sus empleadores.

Además, Ryan quiere aumentar de 65 a 67 años la edad para que los jubilados puedan obtener beneficios dentro del programa de “Medicare”, tal como ya ocurre dentro del sistema de Seguro Social.

Ryan también aboga por una reforma de la compensación por negligencia médica para reducir los astronómicos gastos de salud, de manera que se establezcan límites a la compensación en demandas por daños no económicos.

Pero no todo es “borrón y cuenta nueva” dentro del plan, ya que éste conserva algunos de los puntos más populares de “Obamacare”, como la garantía de cobertura médica a personas con problemas de salud preexistentes, y permitir la inclusión de hijos en el plan de sus padres hasta que cumplen 26 años de edad.

El documento de 37 páginas carece de detalles y cifras sobre su costo, el alcance de los créditos tributarios para las familias, y el impacto en la cobertura médica de la población.

El plan sí generó de inmediato el rechazo de la bancada demócrata en el Congreso y de algunas empresas, que lo ve como una amenaza a los beneficios laborales que ha ofrecido “Obamacare” a millones de personas.

En la actualidad, por ejemplo, los trabajadores no pagan impuestos federales en el monto que contribuyen sus empleadores para la cobertura médica, pero el plan de Ryan establecería un límite anual para “reducir los costos de cobertura”.

Las propuestas de Ryan “son más de lo mismo –propuestas recicladas que privarían de cuidado de salud a millones de estadounidenses, sin pista real de una alternativa”, se quejaron en una declaración conjunta los legisladores demócratas Sander Levin y Jim McDermott, miembros del Comité de Medios y Arbitrios de la Cámara Baja.