Demócratas inician segundo día de “plantón” por voto sobre armas

Republicanos suspenden sesión legislativa hasta el 5 de julio por feriado del “Día de la Independencia”, pero privaron a los demócratas de un voto sobre las armas
Demócratas inician segundo día de “plantón” por voto sobre armas
Venta de armas
Foto: Getty

WASHINGTON.- Líderes demócratas iniciaron hoy su segundo día de “plantón” en el pleno de la Cámara de Representantes para forzar un voto sobre el control de las armas pero, para sofocar esa rebelión, los republicanos convocaron un receso hasta el próximo 5 de julio.

Los republicanos, que en general se oponen a un mayor control de las armas –máxime en un año electoral- tacharon la protesta de los demócratas como un “golpe publicitario” y recurrieron a una maniobra parlamentaria para completar una serie de votos esta madrugada antes de cerrar la sesión.

Pero los demócratas acusan a los republicanos de impedir un voto para salvar vidas.

Entre la serie de votos ordenada por el presidente de la Cámara de Representantes, el republicano Paul Ryan, figuró una medida que autoriza más de un millón de dólares para la lucha contra la propagación del virus del zika.

“Con ese logro tangible, seguiremos ahora con el período de trabajo en los distritos tal como estaba programado. Los demócratas pueden seguir hablando, pero la realidad es que no tienen una estrategia” clara, dijo a la prensa la portavoz de Ryan, AshLee Strong.

“El Senado ya derrotó la medida que están exigiendo. La Cámara Baja está centrada en la eliminación de terroristas, no en los derechos constitucionales de ciudadanos que obedecen las leyes, y ningún truco publicitario va a cambiar eso”, puntualizó.

¿Por qué protestan?

En nombre de víctimas de la masacre de Orlando, y de otros tiroteos masivos en los últimos años, los demócratas exigen una medida que prohíba la venta de armas a presuntos terroristas.

En concreto, los demócratas exigen un voto sobre una medida, denominada en inglés “No fly, no buy” que prohíbe la venta de armas a personas sospechosas de terrorismo y que figuran en la lista de “no volar”.

El argumento de los demócratas es que si es una persona es lo suficientemente peligrosa para tener prohibido abordar vuelos comerciales, entonces tampoco debe tener acceso a las armas.

La minoría demócrata también quiere que se amplíe el sistema de revisión de antecedentes penales de posibles compradores de armas.

El Senado, bajo control republicano, ya había derrotado cuatro enmiendas dentro de una ley presupuestaria –dos por cada partido- para restringir el acceso a las armas.

Pero también en la Cámara Alta, un pequeño grupo de senadores demócratas y republicanos ha prometido continuar luchando por un voto que, a su juicio, reforzará la seguridad nacional sin atropellar el derecho constitucional a la tenencia de las armas.

Sigue la protesta

Pero, aún con las luces y cámaras del hemiciclo apagadas, la bancada demócrata, incluyendo a todos los legisladores hispanos, prevén continuar hoy su protesta, sentados en el piso del pleno de la Cámara de Representantes.

Ayer, en una escena jamás vista en la historia reciente del Congreso, algunos cantaron “We Shall Overcome”, una especie de himno del movimiento de los derechos civiles, mientras otros gritaban consignas para “exigir un voto por las víctimas”.

Con la apresurada sesión de votos esta madrugada, Ryan quiso así privar a los demócratas de cualquier voto para aumentar el control de las armas, algo que exigen a raíz de la masacre en Orlando el pasado 12 de junio, la peor en la historia reciente de EEUU.

El legislador demócrata de Georgia e icono del movimiento de los derechos civiles, John Lewis, no pareció intimidado con la maniobra republicana, y dijo a la prensa que esto es apenas el comienzo de una importante lucha.

“Tenemos más puentes que cruzar”, afirmó Lewis, dejando en pie la promesa de continuar la “ocupación” del pleno de la Cámara Baja incluso hasta mañana viernes.

La sorpresiva protesta demócrata fue prestada del movimiento por los derechos civiles de los afroamericanos durante la década de 1960, cuando los activistas “ocupaban” un espacio o se sentaban en las calles para llamar la atención a su causa.

Ayer, alrededor del mediodía, decenas de demócratas, liderados por Lewis, entraron al pleno de la Cámara Baja exigiendo el voto de las armas y prometiendo interrumpir el receso legislativo mientras no se programara el voto.

“Sin un proyecto de ley, no habrá receso”, gritaban a manera de consigna los demócratas, que lograron acapar titulares en todo el país.

Para sofocar la protesta, los republicanos primero ordenaron apagar las cámaras de televisión, pero los demócratas entonces sacaron sus teléfonos celulares y comenzaron a transmitir fotos y videos en vivo, incluso recurriendo a populares aplicaciones como Periscope.

El grupo de legisladores demócratas alzados en rebeldía fue creciendo con el paso de las horas, y las fotos en Twitter mostraban a algunos con carteles que enumeraban las víctimas de la violencia derivada de las armas en EEUU.

Turistas y partidarios les aplaudían desde las galerías de la Cámara Baja, mientras algunos republicanos entraban y salían del pleno incrédulos ante la escena que presenciaban.

Ryan afirmó a la cadena CNN que no cedería a las presiones de los demócratas, porque eso alentaría más protestas, además de que rompe con el protocolo establecido, que permite a la bancada de la mayoría controlar la agenda de votos.