Sanders dice que votará por Clinton para derrotar a Trump

Sanders no ha suspendido oficialmente su campaña presidencial, y en cada foro público promete continuar su "revolución política" contra los ricos y poderosos
Sanders dice que votará por Clinton para derrotar a Trump
Bernie Sanders
Foto: María Peña / Impremedia

WASHINGTON.– El senador Bernie Sanders no ha suspendido su campaña presidencial pero este viernes afirmó que votará por su rival en la contienda, Hillary Clinton, para derrotar la campaña racista del republicano Donald Trump.

En declaraciones a la cadena televisiva MSNBC, Sanders, que afronta fuertes presiones de la maquinaria demócrata, reiteró su deseo de hacer todo lo posible para impedir que Trump se instale en la Casa Blanca, incluso si eso significa votar por Clinton.

Sanders respondió con un “sí” a la pregunta de si apoyará a Clinton en los comicios generales del próximo 8 de noviembre, pese a que a lo largo de la contienda el senador independiente por Vermont se presentó como el candidato más capaz de derrotar a Trump en las urnas.

“Sí. El asunto acá mismo es que haré todo lo que pueda por derrotar a Donald Trump. Creo que Trump sería, de muchas formas, un desastre para este país si resulta elegido presidente”, afirmó Sanders.

“No necesitamos a un presidente cuya piedra angular de su campaña es la intolerancia, que está insultando a mexicanos, latinos, musulmanes y mujeres, que no cree en la realidad del cambio climático”, dijo Sanders al enumerar parte de la agenda política de Trump.

Es que, pese al nerviosismo que ha causado Trump entre los jerarcas del Partido Republicano con su mensaje contra los inmigrantes, los musulmanes y las mujeres, el magnate  inmobiliario sigue gozando de alta popularidad entre sus millones de seguidores.

Entre los simpatizantes de Trump pesa más el deseo de “NuncaHillary” (“#NeverHillary“), porque creen que su presidencia sería sinónimo de la continuidad de las políticas del presidente Barack Obama.

//platform.twitter.com/widgets.js

Clinton se alzó con la nominación presidencial demócrata de forma extraoficial al lograr los 2,383 delegados necesarios para esa meta.

Sanders, rezagado en votos y delegados pese a ganar en cerca de una veintena de estados, no ha suspendido oficialmente su campaña sino que ha prometido en cada foro público continuar su “revolución política”,  y llevar sus prioridades a la convención nacional demócrata, que se llevará a cabo en Filadelfia (Pensilvania) entre el 25 y 28 de julio próximos.

De hecho, el Comité Nacional Demócrata (DNC) le permitió a Sanders nombrar a cinco de los 15 miembros del comité a cargo de elaborar la plataforma política del Partido Demócrata, que deberá servir de “hoja de ruta” para las prioridades legislativas de 2017.

Sanders ha abogado desde siempre por propuestas como un aumento del salario mínimo de $7,25 la hora a $15 la hora; matrícula universitaria gratuita en universidades públicas; mayores beneficios laborales para las familias trabajadoras, y una reforma de la financiación de campañas electorales.

Su inesperada actuación en la campaña, al ganar en al menos 19 estados, ha puesto mayor presión sobre Clinton, para que ésta adopte posturas más progresistas para su propio plan de gobierno.

Ahora, la campaña de Clinton mantiene negociaciones entre bambalinas con Sanders para precisar su papel en la contienda general, aprovechando que el senador, que se autodescribe como “demócrata socialista”, logró movilizar con su mensaje populista a millones de nuevos votantes, especialmente jóvenes e independientes.