Clinton propone ampliar el mundo digital para ganarse a “Millenials” y empresarios

Ambicioso plan tecnológico incluye perdón de parte de la deuda para jóvenes que lancen empresas en barrios pobres, y tarjetas de residencia permanente para extranjeros con posgrado en áreas de “STEM”
Clinton propone ampliar el mundo digital para ganarse a “Millenials” y empresarios
Clinton se convirtió en la primer mujer en obtener la nominación presidencial de uno de los dos principales partidos políticos.
Foto: Kevin Winter / Getty Images

WASHINGTON.- Si Hillary Clinton gana la presidencia, habrá acceso a internet en todo hogar y negocio a partir de 2020, se perdonará parte de la deuda estudiantil para quienes inviertan en barrios marginados, y se ampliará la educación tecnológica en todo el país.

Esas son algunas de las ideas que reveló este martes la virtual candidata presidencial demócrata, como parte de un ambicioso plan tecnológico valorado en al menos $10,000 millones que, según su campaña, se financiaría en parte a través de fondos provenientes de proyectos para la infraestructura y la educación, aumento de impuestos a las corporaciones, y de la subasta de conexiones inalámbricas que acarrean servicios de voz y datos.

El énfasis en la tecnología forma parte del plan económico que Clinton ha prometido poner en marcha en los primeros 100 días de su presidencia, si gana el próximo 8 de noviembre.

Clinton explicó su plan durante una visita a “Galvanize”, un centro de capacitación laboral en Denver (Colorado) y, más tarde, prevé participar en un foro comunitario con un centenar de creadores de contenido digital en Los Angeles (California).

“Tengo pensado asegurar que hacemos lo que se hizo con la electricidad en la generación de mis abuelos — conectar a cada hogar y cada negocio en EEUU con internet de alta velocidad, y hacerlo lo más rápido posible, a más tardar comienzos de la década de 2020, porque cada año que desperdiciamos, dejamos de lado y de fuera a la gente”,  prometió Clinton ante un centener de trabajadores.

De esta forma, la agenda responde a los retos de la globalización y la era digital, en unos momentos en que no todos los hogares tienen acceso a la banda ancha en EEUU: en la actualidad, el 84% de los adultos en este país usa internet, pero el acceso es disparejo y es especialmente problemático para personas pobres, con bajo nivel de educación y personas mayores, según un análisis de junio de 2015 del Centro de Investigación Pew.

En la actualidad, el 78% de los afroamericanos y el 81% de los hispanos usan el internet -en comparación con el 85% de los blancos y los asiáticos que hablan inglés -, pero la brecha digital también se extiende a residentes en zonas rurales, por lo que previsiblemente el plan beneficiaría a esos tres grupos, a juzgar por el análisis de Pew.

¿Qué propone Clinton?

El plan de 15 páginas incluye numerosas ideas pensadas para el sector empresarial de Silicon Valley,  un poderoso bloque de adinerados ejecutivos de empresas como LinkedIn, Netflix, Dropbox, Facebook y Alphabet, que ya han comprometido su apoyo a Clinton.

También refleja la prioridad que da Clinton a los “Millenials”, ese bloque electoral que, en su mayoría, se ha inclinado por el senador independiente por Vermont, Bernie Sanders.

Según la agenda tecnológica, bajo su presidencia, todos los hogares y negocios tendrían acceso al internet a partir de 2020;  se perdonaría parte de la deuda para quienes inicien una nueva compañía en barrios deprimidos; habría más cursos en computación en las escuelas públicas, y se crearía una comisión nacional para abordar los temas de seguridad y privacidad en internet.

Además de fomentar el uso de tecnología inalámbrica conocida como “5G”, el plan propone ampliar el acceso a internet en aeropuertos, estaciones de trenes y otros sitios públicos mediante conexiones “WiFi”.

También pide capacitar a unos 50,000 maestros adicionales en ciencias de la computación en la próxima década, y el desembolso de $25, 000 millones para universidades con altos porcentajes de estudiantes minoritarios.

Clinton crearía programas de fomento de “comunidades digitales” a través de “conexiones de primera clase y a bajo costo para los hogares, negocios y espacios públicos”, según el documento.

En el caso de jóvenes emprendedores que inviertan en comunidades de bajos recursos, éstos podrán solicitar la cancelación de hasta $17,500 de sus préstamos estudiantiles tras un período de espera de cinco años.

Otros emprendedores podrían suspender el pago de sus préstamos federales estudiantiles mientras preparan el lanzamiento de sus empresas “start-up”.

“Para millones de jóvenes estadounidenses, esto significaría que no tendrán que hacer pagos en sus préstamos durante al menos tres años –cero pago de interés y de principal- durante la fase de lanzamiento del “start-up”,  según el plan.

De esta forma, el plan busca incentivar a los “Millenials”, aquellos entre 18 y 34 años de edad, a que inicien sus propias empresas, en unos momentos en que muchos de ellos citan la enorme deuda estudiantil -de unos $1,3 billones- como principal traba para realizar sus sueños.

En el marco de una reforma migratoria integral, Clinton también propone aprobar tarjetas de residencia permanente para extranjeros que obtengan maestrías y doctorados en universidades acreditadas en EEUU en las áreas de ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas, el conjunto de materias conocido como “STEM”.

También se otorgarían visas no inmigrantes para ciertos emprendedores extranjeros que traigan sus talentos a EEUU para el lanzamiento de empresas y la creación de empleos para estadounidenses.

De cara a los comicios generales de noviembre, Clinton ha canalizado sus energías a desvirtuar la candidatura de su rival republicano en la contienda, Donald Trump, tachándolo como una persona peligrosa para la comunidad inmigrante,  para el crecimiento de la economía, y para la seguridad nacional.

Su plan ya ha generado gran entusiasmo en el sector empresarial, sobre todo en el campo tecnológico,  mientras que Trump aún no ha presentado una plataforma digital similar.