Trump amenaza con guerra comercial contra México y Canadá si no se renegocia  acuerdo “TLCAN”

Tanto el sector privado como la bancada demócrata del Congreso advierten de que las ideas proteccionistas de Trump perjudicarían a los negocios, los consumidores y los trabajadores en EEUU.
Trump amenaza con guerra comercial contra México y Canadá si no se renegocia  acuerdo “TLCAN”
Donald Trump renovó hoy su amenaza de retirar a EEUU de un acuerdo comercial con México y Canadá en pie desde 1994.

WASHINGTON.- En el marco de su lucha contra la globalización, el  virtual candidato presidencial republicano, Donald Trump, renovó este martes su promesa de renegociar el “Tratado de Libre Comercio de América del Norte” (TLCAN),  un acuerdo trilateral entre EEUU, México y Canadá en vigor desde 1994,  lo que podría desatar una guerra comercial en el continente.

Trump hizo su amenaza durante una visita a una fábrica de aluminio en Monessen (Pensilvania), cerca de Pittsburg, porque cree que el TLCAN, conocido por su sigla en inglés “NAFTA”,  ha perjudicado a los trabajadores estadounidenses.

“Le diré a nuestros socios del NAFTA que pienso renegociar de inmediato los términos de ese acuerdo para conseguir un acuerdo mejor para nuestros trabajadores. No solo un poco mejor, mucho mejor”, dijo Trump, interrumpido por aplausos.

Trump dijo que el TLCAN es “el peor acuerdo comercial en la historia” y si México y Canadá no aceptan renegociar sus términos, él invocará el Artículo 2205 del acuerdo para retirar a EEUU del pacto.

Esa retirada, según expertos en política comercial, con seguridad provocaría la imposición de tarifas en las exportaciones estadounidenses y las importaciones de esos países.

Al presentarse como el máximo defensor de los trabajadores, Trump acusó a los políticos de “perseguir agresivamente una politica de globalización, trasladando nuestros empleos, nuestra riqueza, y nuestras fábricas a México y al exterior”,  lo que ha enriquecido a la “élite financiera” a la que él “perteneció”.

Pero varias organizaciones empresariales, como la Cámara de Comercio de EEUU (USCC) y la Asociación Nacional de Manufactureros (NAM), de inmediato recurrieron a Twitter para dejar en claro su rechazo a las ideas de Trump, al advertir de que éstas disminuirán las exportaciones y causarán un alza de precios y la pérdida de al menos 3,5 millones de empleos.

No es la primera vez que Trump critica el TLCAN, suscrito durante la presidencia de Bill Clinton, como parte de su estrategia por sumar votos entre la clase trabajadora afectada por la eliminación de empleos en las últimas décadas.

Muchos  votantes de la clase trabajadora, tanto de derecha como de izquierda,  acudieron a las primarias para expresar su descontento con el “establishment” político y la lenta recuperación económica en EEUU, y han apoyado el mensaje populista de Trump, y del senador independiente por Vermont, Bernie Sanders, que también ha criticado la política comercial del gobierno.

Parte de la estrategia de Trump ha sido criticar la política comercial del entonces presidente Bill Clinton, que incluyó promover la inclusión de China, en 2001, en la Organización Mundial de Comercio (OMC), y que, según el empresario neoyorquino, fue una idea respaldada por Hillary Clinton, su rival demócrata.

China y México han sido un blanco fácil de los ataques de Trump, quien asegura que estos países se han beneficiado del comercio bilateral con EEUU, en detrimento de los trabajadores.

La amenaza de Trump se produjo en víspera del encuentro entre EEUU, Canadá y México,  en Ottawa, la capital canadiense, y también en unos momentos en que los mercados financieros han resentido el voto xenofóbico a favor de “Brexit”, que da luz verde a la salida del Reino Unido del bloque de 28 paíss de la Unión Europea (UE).

Así, el llamado de Trump a una “independencia económica de EEUU”  encaja en su política de nacionalismo y proteccionismo, recordando a los votantes que, tal como “Brexit” promete “recuperar el control”  de países como Inglaterrra -Escocia votó a favor de quedarse en la UE-, él también luchará por “recuperar la grandeza de EEUU”.

Pero las declaraciones de Trump van en contra de la corriente del sector empresarial en EEUU, que apoya el TLCAN y se ha beneficiado enormemente del comercio exterior con México y Canadá.

Según la USCC,  desde 1994 el comercio de  EEUU con México y Canadá aumentó por casi cuatro a $1,3 billones en 2014, gracias al TLCAN.

Trump también ha prometido eliminar el acuerdo comercial de la Alianza Transpacífico (TPP), que amplía el acceso de EEUU a los mercados asiáticos y forma parte del legado comercial del presidente Barack Obama.

Para la bancada demócrata en el Congreso, Trump ahora se ha vuelto enemigo de los acuerdos comerciales por conveniencia política, tomando en cuenta que nunca antes propuso arreglarlos y que sus negocios se han beneficiado de esos tratados que ahora critica.

Durante una conferencia telefónica con periodistas organizada por la campaña de Clinton,  el senador demócrata por Ohio, Sherrod Brown, recordó que los ositos de peluche de la marca Trump llevan la etiqueta de “Hecho en China”, y el empresario de Manhattan “ha forrado sus bolsillos a expensas de los trabajadores estadounidenses”.