Sanders llevará su “revolución política” a la contienda general

Sanders no ha suspendido oficialmente su campaña, pero quiere dejar su huella en la agenda política del Partido Demócrata y en la promoción de candidatos progresistas
Sigue a El Diario NY en Facebook
Sanders llevará su “revolución política” a la contienda general
Bernie Sanders durante su evento en vivo para sus seguidores el jueves por la noche. (Photo by Matt McClain-Pool/Getty Images)
Foto: EFE

WASHINGTON.- El senador Bernie Sanders prácticamente ha dejado la contienda presidencial sin anunciarlo, pero su “revolución política” seguirá adelante a través de tres organizaciones que llevarán la pelea por la justicia social hasta la contienda general.

Horas después de anunciar su respaldo a la virtual candidata presidencial demócrata, Hillary Clinton, durante un evento conjunto ayer en New Hampshire, Sanders envió un correo electrónico a sus millones de seguidores anunciando la próxima etapa de su lucha.

“En las semanas venideras, estaré anunciando la creación de organizaciones sucesoras que continuarán la lucha de la que hemos sido parte en los últimos 15 meses”, dijo Sanders.

“Nuestra meta será avanzar una agenda progresista en la cual creemos, y elegir candidatos que la comparten a nivel local, estatal y federal y que están comprometidos a lograr nuestras metas”, explicó Sanders.

Estas tres organizaciones estarían enfocadas en asuntos como la promoción de políticas públicas progresistas; el reclutamiento y capacitación de candidatos en todo el país, y otras actividades políticas, según el gerente de la campaña de Sanders, Jeff Weaver.

Lee también: Sanders quiere dejar huella en plataforma de Partido Demócrata

El objetivo es tener montadas estas organizaciones, y listas para liderar proyectos políticos durante la contienda general.  La campaña insiste en que la creación de estos grupos hubiese sucedido con o sin Sanders en la Casa Blanca.

Este diario confirmó hoy que Sanders ya no está recibiendo protección del Servicio Secreto – no es obligatorio, la reciben a petición del precandidato- y aunque el senador no ha suspendido oficialmente su campaña, en términos prácticos ha dado pasos que sugieren que su estrategia política en adelante será continuar su misión “transformadora” en otros planos.

Aunque no logró la nominación presidencial, Sanders ha dejado sus huellas tanto en la plataforma del Partido Demócrata como en el plan de gobierno de Clinton, que han incorporado varias de sus ideas progresistas, incluyendo un aumento al salario mínimo, la ampliación de la cobertura médica, y matrícula gratuita en  universidades públicas para familias con ingresos de hasta $85,000.

Además, Sanders dejó demostrado que es posible recaudar fondos electorales sin la influencia de grandes corporaciones o de “super comités de acción política”, los llamados “súper PACs” que con sus donaciones intentan moldear políticas públicas, a veces en detrimento del ciudadano de a pie.

De hecho, la campaña de Clinton también ha copiado la idea de Sanders de solicitar pequeñas donaciones de $27 de los votantes.

Así,  tras ganar en 22 estados y el apoyo de 13 millones de seguidores durante el proceso de primarias, Sanders se ha asegurado un espacio en las negociaciones de la agenda política del partido, cuya plataforma incorporó un 80% de sus propuestas.

Aunque no logró que el partido se opusiera formalmente al acuerdo comercial de la Alianza Transpacífico, conocido por su sigla en inglés “TPP”, Sanders ha ejercido una imprevista influencia en el proceso electoral.

Sanders quiere evitar mala prensa o acusaciones de obstruccionismo o de dividir más al Partido Demócrata, cuando éste más necesita cerrar filas para derrotar al virtual candidato presidencial republicano, Donald Trump, el próximo 8 de noviembre, según observadores.

Por ello, Sanders previsiblemente no forzará una “pelea” en el pleno de la convención nacional demócrata la semana del 25 de julio en Filadelfia (Pensilvania) sobre otras prioridades, aún cuando el senador insiste en cambiar las reglas de las primarias demócrata para eliminar la polémica figura de los “súper delegados”.

Estos son funcionarios del partido que durante la convención pueden votar por un precandidato de forma independiente al voto popular en las primarias.

Sanders criticó que estos “súper delegados” apoyaron a Clinton mucho antes de que concluyera el proceso de primarias, dándole una clara ventaja. A final, Clinton logró el apoyo de 2,807 delegados, más de los 2,383 mínimos necesarios para alzarse con la nominación presidencial demócrata.

Sanders ofrecerá hoy un discurso ante la conferencia anual de la Liga de Ciudadanos Latinoamericanos Unidos (LULAC), un día antes del que prevé ofrecer Clinton.