Director de LULAC “perturbado” por tono de discursos en la Convención Republicana

El uso de crímenes cometidos por indocumentados para criminalizar a toda la comunidad y los cantos de "encierren a Hillary" son indicativos de que el partido republicano "está en la lucha de su vida", dijo Brent Wilkes.
Director de LULAC “perturbado” por tono de discursos en la Convención Republicana
Brent Wilkes está "disgustado" por el mensaje de la Convención Republicana contra los inmigrantes. Foto: Mariela Lombard/ El Diario

Cleveland, Ohio.- Brent Wilkes, Director Ejecutivo de la Liga de Ciudadanos Latinoamericanos Unidos LULAC, apenas puede contener su disgusto por algunos discursos escuchados esta semana en el podio de la Convención Nacional Republicana.

Wilkes, presente aquí en esta ciudad para un evento de The Latino Coalition (paralelo y fuera de la convención), dijo que el primer día de la convención fue especialmente “perturbador”.

“Ese día presentaron a tres madres o padres de hijos muertos a manos de un indocumentado”, dijo Wilkes. “Son terribles crímenes, pero es una irresponsabilidad sugerir que esas personas son representativas de toda una comunidad, porque no lo son en lo absoluto”.

COBERTURA ESPECIAL DE LAS ELECCIONES

El lunes, día en que el tema de los discursos principales de la convención giraron en torno a la “seguridad pública”, el tema de la inmigración indocumentada fue parte importante de la conversación.

Uno tras otro pasaron al escenario, Mary Ann Mendoza, Sabine Durden y Jamiel Shaw.  Mendoza es la madre de un sargento de la policía de Mesa, Arizona, que murió cuando un conductor borracho chocó contra su vehículo, el culpable era indocumentados y tenía un record criminal.

Durden contó un caso similar, su hijo Dominic murió en otro accidente de transito culpa de un conductor sin papeles. Shaw es el padre de Jamiel Andre Shaw, un joven muerto en 2008 por un pandillero indocumentado con un prontuario policial.

Los tres presentaron ejemplos de cómo “la inmigración indocumentada” es un peligro para la seguridad nacional, a pesar de que los estudios basados en cifras de las autoridades indican que estos inmigrantes tienen tasas de criminalidad más bajas que el promedio.

Wilkes dijo que utilizar casos aislados para “culpabilizar a una comunidad entera” está muy mal hecho.

“Creo que está claro que el partido republicano está faltando el respeto a los inmigrantes y a los latinos y lo está haciendo en forma intencional”, apuntó.

US-VOTE-REPUBLICANS-CONVENTION
Muchos oradores dicen que “la inmigración indocumentada” es un peligro para la seguridad nacional. Foto: Getty

Wilkes agregó que “Ese primer día de la convención fue tan desagradable….si vamos a contar las cifras, los responsables de la mayor parte de los asesinatos en este país son personas de raza blanca, y eso no significa que podemos decir que son representativos de todos”.

“La sociedad debe culpar al que cometió el crimen, no a toda una comunidad”, apuntó. “Pero el mensaje que nos está dando el partido republicano es difícil de tragar”.

No fueron sólo los discursos, en la plataforma republicana está mencionado el tema de los delitos que cometen los indocumentados como un ejemplo de su peligrosidad.

Este ha sido un tema favorito de muchos extremistas dentro del partido republicano durante muchos años, pero bajo el liderazgo de Trump, el extremo se ha convertido en la posición predominante.

Wilkes también consideró muy desagradable los gritos de la audiencia durante los primeros dos días de la convención pidiendo que “encierren a Hillary Clinton.

“Lock her up, lock her up” y “Hillary for Prison” se han convertido en algunos de los cantos más populares de esta convención.

Para Wilkes, esta actitud es reminiscente de países donde líderes duros convierten el gobierno en un “estado policial”.

“Es acaso Trump un proyecto de dictador que va a crear tal estado”, dijo Wilkes, sin escatimar palabras.

El partido republicano, agregó, “está en la lucha de su vida”.

Wilkes elogió al grupo The Latino Coalition, en cuyo evento se realizó esta entrevista, por dar a conocer los resultados de una encuesta en la que se halló que hay más republicanos latinos que se oponen a Trump que los que lo favorecen.

“Es valiente de su parte ya que es algo difícil de confrontar”, dijo Wilkes. “El partido republicano está en la lucha de su vida y ahora mismo estamos en presencia de dos partidos, uno que debe adaptarse a la diversidad que existe y otro que no quiere hacerlo”.