Sanders llama a la reconciliación en convención demócrata

Michelle Obama hizo un apasionado discurso de apoyo a Hillary Clinton
Sanders llama a la reconciliación en convención demócrata
Bernie Sanders durante su discurso en la Convención Nacional Demócrata.
Foto: Saul Loeb / Getty Images

FILADELFIA – Dirigiendo su artillería contra el republicano Donald Trump, los demócratas cerraron este lunes el primer día de su convención en Filaldelfia con un urgente llamado del senador Bernie Sanders a la reconcilación de un partido aún con heridas abiertas tras el proceso de primarias.

Los ataques a la retórica incendiaria de Trump y su carencia de propuestas claras fueron el hilo conductor de la jornada de discursos de los oradores, que incluyó a la primera dama, Michelle Obama, líderes de ambas cámaras del Congreso, una  activista “Dreamer” y una madre indocumentada.

Con carteles de apoyo a Clinton y de repudio a Trump  -el más popular rezaba “El amor vence al odio”- la misión de los oradores, sindicalistas y activistas de múltiples causas progresistas era pintar al republicano como una amenaza real para el avance del país.

Sanders, quien recibió el apoyo del 46% de los delegados durante las primarias, fue recibido como héroe en el enorme auditorio del Wells Fargo Center, cubierto en algunas partes por letreros celestes de apoyo a su campaña y que prácticamente formaban un manto.

Resignación y protestas entre partidarios de Sanders

Con lágrimas de tristeza de quienes ahora se sienten desilusionados, los delegados escucharon cómo Sanders elogiaba el historial de Clinton y reiteraba la advertencia del peligro de un triunfo de Trump el próximo 8 de noviembre.

Asimismo, prometió que su “revolución política” continuará frente a las tareas inconclusas de corregir un sistema corrupto que favorece a unos pocos.  En los últimos dos días, sus seguidores han tomado las calles del centro precisamente para protestar contra un “establishment” político que, a  su juicio, no responde a sus prioridades.

“Hemos comenzado una revolución política para transformar América y esta revolución, nuestra revolución, continúa. La lucha del pueblo por crear un gobierno que nos represente a todos y no solo al uno por ciento”, dijo Sanders, quien pidió el apoyo de sus partidarios durante el conteo de votos mañana martes.

Por otra parte, pidió a sus seguidores, en especial a los que crearon el movimiento “Bernie or Bust” (“O Bernie o nadie”), que colaboren para que Clinton sea la próxima presidenta y pueda avanzar una agenda progresista.

“Nuestra tarea ahora es ver que se implemente esa plataforma  por un Senado y una Cámara de Representantes demócrata y una presidencia de Hillary Clinton, y haré todo lo que pueda para que suceda… Hillary Clinton será una presidenta sobresaliente y siento orgullo de apoyarla”,  afirmó.

Michelle Obama, estrella de la noche

Poco antes,  Michelle Obama, interrumpido por gritos de ¡“te amamos!”, ofreció una apasionada defensa de Clinton, centrando su discurso en la necesidad de poner en la Casa Blanca a una persona con experiencia y un plan de gobierno que vele por los niños.

//platform.twitter.com/widgets.js

Sin mencionarlo ni una vez por nombre, Obama advirtió de que EEUU no puede entregar las riendas del gobierno ni los códigos nucleares a una persona temperamental, intolerante, y vengativa.

“Solo hay una persona a la que confío esa responsabilidad, sólo una que creo está verdaderamente calificada para ser presidenta de EEUU y ésa es Hillary Clinton”, dijo  la primera dama, que se ganó ovaciones del público.

La voz de los inmigrantes

Los demócratas abrieron espacio para mostrar el rostro humano del problema de la inmigración ilegal, con discursos que resumían la lucha de la población indocumentada por aspirar al “Sueño Americano”.

La activista "Dreamer", Astrid Silva, pidió a los latinos a que salgan a votar por Clinton. Foto: María Peña/Impremedia
La activista “Dreamer”, Astrid Silva, pidió a los latinos a que salgan a votar por Clinton. Foto: María Peña/Impremedia

La activista “dreamer” Astrid Silva, la niña Karla Ortiz -nacida en Las Vegas (Nevada) de padres indocumentados- y su madre Francisca hablaron del perenne temor a la deportación y la separación de las familias, una pesadilla que continuaría si Trump gana y cumple su promesa de deportar a todos los once millones de indocumentados.

.es-carousel ul{ display:block; }

{{if itemsCount > 1}}

{{/if}}

Imágenes dentro del Wells Fargo Center, donde los demócratas llevan a cabo una convención de cuatro días para coronar a Hillary Clinton como la candidata presidencial del partido. Fotos: María Peña/Impremedia

Ese bloque de la noche la cerró el legislador demócrata por Illinois, Luis Gutiérrez, un férreo defensor de la escurridiza reforma migratoria, que ahora figura en la lista de prioridades de Clinton para sus primeros 100 días de gobierno.

Discordia entre los bandos

El día comenzó con fuertes tensiones ante la tormenta política que generó la filtración de casi 20,000 correos electrónicos del Comité Nacional Demócrata (DNC) a Wikileaks, que revelaron un presunto plan  para torpedear la candidatura de Sanders y aupar a Clinton.

El asunto escaló después de que la presidenta del DNC, Debbie Wasserman Schultz, fue abucheada por seguidores de Sanders, quienes la acusaron de “sabotear” al senador de Vermont.

Wasserman Schultz ya había ofrecido su renuncia al cargo al concluir la convención pero, ante las constantes protestas,  hoy mismo también abandonó cualquier papel en el encuentro.

Queda por ver si el llamado a la reconciliación que hicieron Sanders, Obama, la senadora Elizabeth Warren, y varias celebridades, dará resultados.