Alcalde firma ley que mete en cintura a las lavanderías

Ninguno de estos negocios podrá funcionar más sin licencia y deberán mejorar los estándares de limpieza e higiene
Alcalde firma ley que mete en cintura a las lavanderías
El alcalde de Blasio firmó la ley de las lavanderías que pretende mejorar las condiciones para usuarios y empleados.
Foto: El Diario

Dos semanas después de que el Concejo Municipal aprobara por unanimidad la ley que ordena que ninguna lavandería de la ciudad opere sin licencia, especialmente las industriales, el alcalde Bill de Blasio firmó la normativa este miércoles.

La denominada Clean Act, que crea tres tipos de licencia de lavanderías obligatorias: de servicio público general, de servicios comerciales, como restaurantes, hoteles y hospitales, y lavanderías industriales, aumenta los estándares de limpieza para este tipo de negocios en favor de los clientes y los empleados.

Defensores de los consumidores aplaudieron la firma de la ley, pues durante varios meses abogaron por su aprobación asegurando que alrededor de la Gran Manzana quienes estaban envueltos en el negocio de las lavanderías estaban constantemente expuestos a gérmenes y enfermedades

El concejal Ritchie Torres, uno de los promotores de la iniciativa, aplaudió la labor del Concejo por aprobar la normativa y elogió al Alcalde por convertirla ahora en ley.

“Hasta ahora no había requerimientos legales para asegurarnos de que las lavanderías industriales y sus carros repartidores cumplen con los estándares de higiene y limpieza en Nueva York. Pero con esta ley estamos usando regulaciones fuertes y la fuerza de la ley para proteger a todos los consumidores que van a un negocio o a otro en la ciudad”.

Torres agregó que espera que otras ciudades del país sigan el ejemplo de la Gran Manzana en beneficio de todos.

Wilfredo Larancuent, representante de la unión sindical Laundry, Distribution & Food Service Joint Board, aseguró que la firma de la ley mejora la calidad de vida no solo de quienes viven en la Gran Manzana sino de los millones de turistas que usan sábanas en hoteles y manteles y servilletas en restaurantes.

“Agradecemos al alcalde De Blasio y a todos los concejales que reconocieron que era el momento de limpiar el sector de las lavanderías industriales y tomar acciones para proteger a los consumidores y todos los millones de neoyorquinos que se benefician del Clean Act”, dijo Larancuent.

Otro punto importante de la ley es que obliga a todas las lavanderías a funcionar bajo las mismas regulaciones emitidas por el Departamento de Asuntos del Consumidor y protege a los empleados de esos lugares con la opción de solicitar compensación económica cuando se vean afectados.

El Alcalde aseguró que esta ley, que entrará en vigor en un plazo de 180 días, va en pro de todos los neoyorquinos.