El “Plan de Energía Limpia” cumple un año con tropiezos legales en el camino

El “Plan de Energía Limpia” enfrenta la oposición de una veintena de estados, y el apoyo de empresas, legisladores y ciudadanos
El “Plan de Energía Limpia” cumple un año con tropiezos legales en el camino
El
Foto: Archivo

WASHINGTON.- La Administración Obama adoptó hace exactamente un año el “Plan de Energía Limpia” como una medida histórica para reducir la contaminación de carbono en las centrales eléctricas, pero el plan afronta trabas en las cortes para su total implementación.

El 3 de agosto de 2015, Obama y la Agencia para la Protección Ambiental (EPA) anunciaron el “Plan de Energía Limpia”,  con el propósito de reducir la contaminación de carbono en las centrales eléctricas, reforzar el combate contra el cambio climático, y promover el desarrollo de fuentes de combustible renovables.

Dos días después, una veintena de estados, incluyendo Ohio y Virginia, entablaron una demanda argumentando que los reglamentos del plan son anticonstitucionales.

La demanda en sí no tiene que ver con la protección ambiental sino con la balanza de poder entre el gobierno federal y los estados: las autoridades estatales afirman que la EPA intenta ampliar sus poderes, más allá de regular las medidas ambientales, para presuntamente tener control de la generación de luz eléctrica.

En febrero pasado, los demandantes se apuntaron una importante victoria cuando el Tribunal Supremo congeló la puesta en marcha de los nuevos reglamentos.  El dictamen no fue sobre los méritos del plan energético pero, para efectos prácticos, puso un freno temporal mientras el litigio se resuelve en las cortes.

Ha sido la misma táctica que usaron los opositores de los alivios migratorios: frenar temporalmente su puesta en marcha, agotando el reloj con la esperanza de que no entren en vigor en lo que resta de la presidencia de Obama.

Pero el plan, que se propone reducir la contaminación con carbono en las centrales eléctricas en un 30% para el año 2030, tiene el apoyo de una vasta coalición de empresas, congresistas, organizaciones cívicas y religiosas, grupos de salud pública y fiscales generales.

//platform.twitter.com/widgets.js

Impacto en la comunidad hispana

Barack Obama, delineó un plan nacional para reducir la contaminación ambiental y liderar un 'ataque coordinado' contra el cambio climático.
Barack Obama, delineó un plan nacional para reducir la contaminación ambiental y liderar un ‘ataque coordinado’ contra el cambio climático. Foto: Archivo/EFE

Varios estudios no partidistas han vinculado la contaminación ambiental con problemas de salud entre los hispanos, en particular el asma, partos prematuros, alergias y problemas cardíacos.

Se calcula que más de dos millones de hispanos padecen de asma, y los latinos son 60 veces más propensos a tener que acudir al hospital por ese problema respiratorio que los blancos. Además, los niños latinos tienen un 40 % más posibilidades de fallecer por causa del asma.

Según los defensores del plan, la contaminación ambiental, al igual que el cambio climático, es un urgente asunto de salud pública.

En declaraciones a este diario, Angela Barranco, una exasesora del Concejo sobre Calidad Ambiental de la Casa Blanca afirmó que el plan en disputa es de suma importancia para los latinos, que tienen el doble de posibilidades que los blancos de vivir en áreas con altos niveles de contaminación de las centrales eléctricas.

El Plan de Energía Limpia no es un asunto negociable para los latinos. Estados como California y Texas afrontan más climas extremos y una baja calidad del aire que amenaza la salud de nuestras familias, y la contaminación de carbono en las plantas eléctricas contribuye” al problema, explicó Barranco.

La industria y sus aliados en el Congreso están usando las cortes para bloquear este plan, para proteger sus ganancias ante todo. Nuestra comunidad debe presionar a nuestros líderes para frenar la obstrucción al plan, por el bien de nuestra salud, nuestros niños y nuestro futuro”, puntualizó la experta.