No quiero sexo contigo porque comes carne

Los vegasexuales son veganos que no tienen sexo con carnívoros
No quiero sexo contigo porque comes carne
Las tendencias de alimentación también afectan las prácticas sexuales.
Foto: Shutterstock

Estamos en tiempos en que la alimentación es tan variada como las creencias personales, en especial cuando hablamos de corrientes que buscan disminuir el dolor de otros seres vivientes en su dieta.

Así podemos encontrar ovolactovegetarianos (que no consumen otros productos animales que no sean huevo y lácteos), lactovegetarianos (vegetarianos que no comen huevo pero sí lácteos), frutarianos (que sólo consumen frutas), crudívoros (que sólo consumen alimentos vegetales crudos) y veganos, entre otros.

Los veganos se caracterizan por dejar fuera de su dieta todo producto de origen animal, incluyendo la miel de abeja; pero además se cuidan de no contribuir al sufrimiento animal a través de los productos que usan: cosméticos, ropa, accesorios, zapatos, muebles, etcétera. Su determinación de evitar el contacto con todo sufrimiento animal, permea su vida.

Pues bien, la preocupación de los veganos por evitar en su vida toda crueldad hacia los animales llega también al sexo. Los vegasexuales son veganos que se niegan a intercambiar cualquier tipo de fluidos, de esos que se producen durante el sexo, con consumidores de productos animales.

carne-eeuu-canadá

De acuerdo con una investigación realizada por el Centro de Estudios Humanos y Animales de la Universidad de Canterbury, en Nueva Zelanda, los veganos consideran que estar en contacto con el sudor, la saliva, el semen o los fluidos corporales de una persona que consume productos de origen animal, los hace partícipes del sufrimiento.

Annie Potts, codirectora del estudio, manifestó a los medios locales su sorpresa ante las declaraciones de los participantes del estudio, pues muchos de ellos argumentan que los cuerpos de los carnívoros son una especie de cementerios vivientes con los que los vegasexuales no quieren tener intimidad.

No me gustaría tener sexo con alguien cuyo cuerpo está compuesto, literalmente, por restos de seres vivos que murieron para ser su sustento”, afirmó una de las mujeres sujetas a estudio.

?>