Proponen un subsidio para ayudar a 800,000 pobres con la MetroCard

Familias de bajos recursos sufren para poder costearse el transporte y con $200 millones anuales la administración De Blasio les daría un alivio
Proponen un subsidio para ayudar a 800,000 pobres con la MetroCard
Fausto Aguilera considera que las tarifas del tren están muy altas y en 30 años no ha visto cambios considerables en el servicio.
Foto: Edwin Martínez / El Diario

Helena Chinchilla se gana apenas $300 a la semana trabajando cinco días limpiando casas en Manhattan, y además de la alimentación de sus dos hijos y el pago de la renta en un cuarto en Corona, Queens, la MetroCard es lo que más dolores de cabeza le causa.

La mexicana de 37 años confiesa que conseguir los $116.50 que debe sacarse del bolsillo cada 30 días para pagar su MetroCard, a veces se vuelve toda una proeza, pues hay meses en que literalmente ha tenido que romper su cochinito para completar con moneditas.

“Soy una mujer pobre y no me espanta decirlo, lo que sí me da vergüenza es confesar que me he pasado varias veces el tren sin pagar, porque hay días que no tengo ni un dólar para ir a trabajar”, contó la mexicana, quien no dejó que le tomaran fotos por temor a ser procesada por su falta. En lo que sí mostró mucha valentía Helena, fue en pedir que se reduzcan los precios de la MetroCard a personas de bajos recursos como ella.

Y es precisamente ese clamor el que la organización Riders Alliance, que vela por los derechos de los pasajeros, le está haciendo al alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, pues afirman que en la ciudad unas 800,000 personas por debajo del límite de pobreza federal ‘ven las duras y las maduras’ para poder viajar en tren y autobuses cada día.

La propuesta plantea que la Ciudad subsidie el 50% del costo de las tarjetas de transporte público a personas de bajos ingresos, a través de la asignación de $200 millones anuales. Un informe elaborado por la fundación Community Service Society, revela que con ese alivio hasta un millón de neoyorquinos podría comenzar a tener una vida mejor y muchos no tendrían incluso que hacer sacrificios extremos para pagar un pasaje para ir al trabajo o al médico.

“El que toda una población de neoyorquinos no pueda utilizar nuestros metros y autobuses sin tener que recurrir a decisiones difíciles, significa que estamos negándole a las comunidades el único vínculo que tienen con oportunidades económicas, atención médica y la cultura de la ciudad”, aseguró Rebecca Bailin, vocera de Riders Alliance. “Eso no tiene por qué ser así, y el Alcalde De Blasio puede ayudar a que los neoyorquinos que están batallando salgan adelante”.

Lo mismo piensa Fausto Aguilera, quien no solo considera que las tarifas del tren están muy altas para los bolsillos de la gente pobre sino que además asegura que por años ha visto el sistema de trenes sin cambios trascendentales, mientras los precios suben.

“El servicio ha permanecido igual por 30 años y sería bueno que ya le dieran un alivio a la gente”, dijo.

Jeffrey N. Maclin, vocero de la organización Community Service Society, explicó que como actualmente los ancianos y los niños ya gozan de la reducción de tarifas, proponen que ocurra lo mismo para todas aquellas personas pobres entre los 18 y 64 años, lo que permitiría luchar contra la inequidad.

“Esta reducción sería para los habitantes de Nueva York y aunque a largo término estaríamos abiertos a considerar otros fondos, creemos que la Ciudad debe empezar cubriendo los costos con el presupuesto municipal”, aseguró Maclin, resaltando que si De Blasio no toma una decisión antes de que la MTA autorice un nuevo aumento en las MetroCard para el 2017, habrá un impacto terrible en los neoyorquinos de bajos ingresos.

”Con un presupuesto de $82,100 millones, gastar $200 millones es una cifra modesta para hacer que nuestro transporte sea asequible para todos los neoyorquinos”, recalcó.

Sobre la propuesta, la administración Bill de Blasio no solo la ha calificado como “interesante” sino que se comprometió a examinarla minuciosamente para emitir una decisión.

“Esta propuesta necesitará ser analizada en el contexto del presupuesto general de la Ciudad”, comentó un vocero del mandatario, quien agregó que el Alcalde ha dejado ver su compromiso en el campo del transporte público. “El año pasado la administración De Blasio se comprometió con una contribución sin precedentes para la MTA de $2,500 millones”.

La oficina del gobernador Andrew Cuomo prefirió no emitir una postura sobre la propuesta para ayudar a los pasajeros más probres, y aseguraron que es un asunto de la MTA.

Datos de la propuesta:

  • La reducción del precio de las MetroCard a la mitad beneficiaría entre 800,000 y 1 millón de personas de bajos recursos.
  • Se estima que el subsidio de la Ciudad sería de $200 millones anuales.
  • La propuesta pide que sean cobijados todos los adultos entre 18 y 64 años con ingresos por debajo de los límites de pobreza federal.
  • Los promotores de la propuesta esperan que la administración De Blasio tome una decisión antes de marzo del 2017, cuando seguramente subirán los precios de la MetrCard.

¿Quiénes serían cobijados con el beneficio?

  • Personas individuales que ganen por debajo de $11,770 al año.
  • Familias de dos miembros que ganen por debajo de $15,930.
  • Familias de tres miembros que ganen por debajo de $20,090.
  • Familias de cuatro miembros que ganen por debajo de $24,250.
  • Familias de cinco miembros que ganen por debajo de $28,410.
  • Familias de seis miembros que ganen por debajo de $32,570.

Estos son las ayudas que existen actualmente para aliviar el costo de la MetroCard:

  • Las personas mayores de 65 años pagan solamente la mitad de los costos de las tarjetas de transporte.
  • Personas con discapacidades también tienen ese beneficio.
  • Los empleados que trabajen en compañías de más de 20 personas (alrededor de 1,100,000) pueden incluir el valor de sus MetroCard antes de impuestos, ahorrándose unos $400 anuales.