‘Doc’ Gooden rechaza apoyo de Strawberry y lo llama Lucifer

El ex lanzador niega que esté hundido en la adicción a la cocaína como manifestó su excompañero quien propuso una campaña para salvar su vida
‘Doc’ Gooden rechaza apoyo de Strawberry y lo llama Lucifer
Dwight Gooden y Darryl Strawberry durante el All Star Legends Softball de Taco Bell en Citi Field.

Dwight Gooden dio un giro intempestivo a su relación de amistad con Darryl Strawberry y rechazó de manera rotunda qué esté sumido en su adicción a la cocaína.

En declaraciones a diversos medios de Nueva York, el popular ‘Doc’ Gooden desvirtuó una a una las palabras de Strawberry quien alarmó hace dos días a la ciudad y a toda la familia del béisbol cuando ventiló publicamente que su excompañero de los Mets (también lo fueron en los Yankees) se hallaba hundido en la adicción e incluso en peligro de muerte.

“Nunca lo he negado, pero con todo lo que yo he sufrido, encuentro triste y decepcionante que él (Strawberry) se haya expresado así de mi”, empezó diciendo Gooden al rotativo NY Post.

El lunes la ciudad fue sacudida cuando el Daily News, competidor directo del NY Post, desplegó una exclusiva con Strawberry y con una ex novia de Gooden quienes hablaron de manera muy sentida sobre la actual crisis de quien fuera uno de los más talentosos lanzadores de los años ‘80.

“Compartí cuatro años con Doc”, dijo su ex pareja Janice Roots, “pero finalmente, hace menos de un año decidí dejarlo porque estaba destruyéndome junto a un hombre que no para de consumir cocaína”.
Sin embargo el exlanzador cuatro veces en “Juegos de Estrellas” insitió en defender su situación.

“Desde 2011 estoy limpio y lejos de las drogas”, insistió Gooden quien llamó la atención hace pocas semanas cuando fue invitado a la celebración de los Mets a sus campeones del ‘86 y lució notoriamente deteriorado.

Darryl Strawberry, quien también sufrió de adicciones y transitó un largo camino de oscuridad, pareció motivarse y decidió tender una mano para ayudar a su excompañero.

“Su hijo me llamó y me dijo que por favor debíamos hacer algo porque él temía que su padre pudiera morir”, dijo el exjardinero.

No cree en nadie

Sin embargo todo indica que Gooden no lo ha tomado por el lado positivo sino todo lo contrario.
Strawberry rehizo su vida lejos de las drogas y es un pastor que dicta conferencias de apoyo a drogadictos y alcohólicos, al lado de Tracy, su tercera esposa, quien también es sobreviviente al problema.

Gooden mantuvo su diatriba de manera frontal. “Él mismo se maneja con un récord de rehabilitado de las drogas y está supuesto a ser un pastor…. A quien yo llamaría Lucifer”. Asimismo añadió que Darryl no tenía autoridad moral ninguna para señalarlo a él.

“Cuando tienes casa de cristal no debes arrojar piedras”, argumentó.

También admitió que no luce bien físicamente, pero que todo tiene que ver con dos cirugías a las que fue sometido recientemente y que además trata de recuperarse de una infección en un pie.

“Tengo problemas con mi salud, pero la drogadicción no es uno de ellos”, insistió Gooden. “Yo siempre he apoyado a Darryl, en sus mejores y peores días. Aún cuando el estaba el prisión y sometido por la adicción yo estuve junto a a él”, declaró Gooden. “Pero ahora sé que él nunca ha estado de mi lado”.

Apoyo de Yankees

Ayer se conoció que los Yankees expresaron su voluntad de apoyo a cualquier campaña destinada a ayudar a Gooden y el doctor Ron Dock, especializado en control de adicciones, quien trató ante a Gooden se sumó solidario.

“Cuando Dwight finalmente se recupere, él ira entonces a hacer dos llamadas por teléfono para agradecer. La primera será a su ex novia Janice Roots y la segunda a Darryl Strawberry. Les dará las gracias por salvar su vida”, concluyó el médico.