FBI investiga a Rusia por el ataque de hackers a periódicos de EEUU

La investigación implica a varios medios de prensa y periodistas de EEUU que sufrieron ataques de piratas informáticos
Sigue a El Diario NY en Facebook
FBI investiga a Rusia por el ataque de hackers a periódicos de EEUU
Crecen las sospechas sobre ataques de hackers contra el gobierno de EEUU.

WASHINGTON.- El Buró Federal de Investigación (FBI) ha iniciado una investigación para averiguar si piratas informáticos supuestamente ligados a la inteligencia del Gobierno ruso atacaron a The New York Times y otros medios del país, informó hoy la cadena de televisión CNN.

Las intrusiones fueron detectadas en los últimos meses y están siendo investigadas por el FBI y otras agencias, según la CNN que cita a funcionarios estadounidenses de manera anónima.

Según la cadena de televisión, los investigadores creen que la inteligencia rusa está detrás de una serie de ataques informáticos dirigidos tanto contra periodistas como contra organizaciones mediáticas, como el diario The New York Times.

Los funcionarios citados por la CNN aseguran que los piratas informáticos han atacado a medios de comunicación con el fin de obtener valiosa información confidencial sobre los contactos que los reporteros mantienen con el Gobierno de Estados Unidos.

Al ser preguntado por Efe, un portavoz del Departamento de Justicia rechazó comentar sobre el asunto.

La atención sobre los ataques de piratas rusos ha crecido desde que el portal Wikileaks publicara en julio casi 20.000 correos del Comité Nacional Demócrata (DNC, por su sigla en inglés), en los que funcionarios del partido hablaban de estrategias para vencer a Bernie Sanders, rival de Hillary Clinton en las primarias.

La polémica filtración de Wikileaks se produjo el fin de semana anterior a la convención celebrada en Filadelfia para designar oficialmente a Clinton como candidata presidencial demócrata.

Entonces, el escándalo provocó la renuncia de la líder del DNC, Debbie Wasserman Schultz, y abrió la puerta a numerosas críticas de la cúpula demócrata, que mantiene que Rusia tiene como objetivo perjudicar a Clinton frente al republicano Donald Trump, una teoría que insinuó el propio presidente, Barack Obama.

Por su parte, Rusia ha tachado de “absurdas” las acusaciones sobre la filtración de Wikileaks y ha advertido que dañan las relaciones entre Moscú y Washington.