Conoce a Jorge Valdiviezo, el vaquero mexicano que hace historia en las grandes ligas del rodeo

El originario de Baja California, que empezó a montar toros en su pueblo natal, revela que para poder triunfar ha sacrificado vida familiar y social
Conoce a Jorge Valdiviezo, el vaquero mexicano que hace historia en las grandes ligas del rodeo
Jorge Valdiviezo en acción montando a un toro durante un evento del Tour PBR. El vaquero lleva la bandera mexicana en su chaleco.

Controlar un toro salvaje de 1,200 kilogramos de peso, que al agarrar impulso puede alcanzar velocidades de hasta 70 kilómetros por hora, es un trabajo en el que muy pocos pueden sobresalir.

“Gracias a Dios, las cosas se me han dado para ser uno de los mejores en esto”, dice Jorge Valdiviezo, el primer mexicano de la historia en llegar al mayor circuito profesional de rodeo en Estados Unidos.

El jinete de 27 años de edad es originario del ejido La Misión, un pequeño pueblo costero enclavado entre las ciudades de Tijuana y Ensenada, en el estado de Baja California.

Fue en su tierra natal cuando a los 10 años de edad Valdiviezo tuvo sus primeros contactos con las bestias astadas que ahora monta para ganarse la vida.

“Yo siempre he vivido en el campo, siempre al lado de caballos y toros. Para mí fue algo natural comenzar a practicar el rodeo”, explica.

El vaquero que ahora reside en San Antonio, Texas, una de las capitales del rodeo de Estados Unidos, comenta que tras el divorcio de sus padres él optó por quedarse a vivir en el ejido con su papá, a quien tomó como su ejemplo a seguir.

“Yo veía a mi padre montando los toros a puro pelo, de él aprendí mucho”, dice Valdiviezo, quien en México se convirtió en múltiple campeón nacional de rodeo.

Hacia Estados Unidos

Jorge 1

En 2010, Valdiviezo hizo su primer intento de incursionar en el circuito de rodeo profesional en Estados Unidos y con una visa de turista se aventuró a cruzar la frontera.

Su estadía en territorio estadounidense fue corta ya que al poco tiempo su visa le fue cancelada tras un problema que tuvo con las autoridades migratorias.

De nueva cuenta en Ensenada, Valdiviezo aprovechó su tiempo para terminar la licenciatura en educación física y en 2015 volvió a Estados Unidos, pero esta vez ya como residente legal toda vez que su esposa es ciudadana estadounidense.

“Tenía que venir a Estados Unidos porque en México ya no tenía más oportunidades de desarrollo en el rodeo”, explica. “Yo quería dar un paso adelante para establecerme como uno de los mejores vaqueros profesionales”.

De 2015 a la fecha, el ascenso de Valdiviezo en el circuito profesional ha sido meteórico, tanto así que su nombre ya ocupa el lugar número 25 de la lista del PBR (Professional Bull Riders), la liga de rodeo profesional más importante en Estados Unidos.

“Soy el primer mexicano que entra al PBR por puntos y no por invitación”, agrega Valdiviezo, quien en su carrera ha sufrido múltiples lesiones y fracturas de huesos.

Por las carreteras de EEUU

El PBR es como las grandes ligas del rodeo y está compuesto por solamente 35 vaqueros. Para poder ingresar al listado del PBR se requiere que el jinete vaya cosechando puntos en competencias de ligas menores y es precisamente ahí donde el mexicano se ha constituido como uno de los mejores.

“Yo trabajo de cuatro a seis rodeos por mes, pero hay semanas en las que participo hasta en tres rodeos”, indica Valdiviezo.

Hace pocas semanas, el vaquero de Ensenada recorrió en su pick-up miles de millas en solo tres días para estar presente en distintos eventos.

“Solo en lo que va de este año he manejado más de 40,000 millas”, revela Valdiviezo al tiempo de mencionar que tiene muy poco tiempo libre para convivir con su esposa y su hija de dos años y medio.

“Casi no tengo vida social”, afirma el vaquero, que entre semana trabaja en un taller mecánico y los fines de semana sale de su casa para participar en la mayor cantidad de rodeos que le sea posible.

“Me levanto a las 6 de la mañana para llegar al taller, salgo de trabajar y de ahí me voy al gimnasio y luego voy a montar toros para entrenar y prepararme. Llego a mi casa de bien noche ya solo para dormir”, detalla.

La cita estelar en Las Vegas

Jorge 2

Jorge Valdiviezo dice que los jueves en la noche es cuando toma carretera para llegar a su primer rodeo del fin de semana y explica que en cada presentación le toca montar entre cuatro y cinco toros.

“Es un trabajo muy duro, se necesita ser un gran atleta para poder hacer esto”, advierte, pero a pesar de las exigencias y riesgos, los frutos que obtiene hacen que valga la pena.

De seguir por este camino, Valdiviezo se convertirá en el primer mexicano en participar en el Mundial PBR de Rodeo que se efectuará el mes de noviembre, un gigantesco evento que cada año llena de vaqueros a la ciudad de Las Vegas.

Allí se concentrarán los 35 mejores vaqueros del mundo, y aunque Valdiviezo está orgulloso de representar a su país, en sus palabras se denota cierto dejo de tristeza.

“La bandera mexicana es para mí un escudo, pero no un apoyo”, señala el jinete. “Yo amo a mi país, pero la verdad es que en México, salvo de mi papá, nunca tuve el apoyo de nadie. Ni el deporte federativo de mi país, ni el gobierno me ayudó en algo”.

Valdiviezo ya no aspira a recibir apoyo, pero deja en claro que lo que ha logrado es mero esfuerzo propio.

“No quiero que ahora vayan a salir con que se quieren colgar de mí para decir que por México yo estoy aquí; más bien, yo estoy por mi propio esfuerzo y sacrificio”.