Mónica Puig: “El oro olímpico no fue una casualidad”

La tenista puertorriqueña acapara los focos antes del inicio del US Open

Mónica Puig: “El oro olímpico no fue una casualidad”
Mónica Puig en una foto de archivo.
Foto: Steven Ryan / Getty Images

QUEENS, NY – Hoy es 27 de agosto, día de Santa Mónica en el santoral católico. Pero en Flushing Meadows, que ya vive el US Open de tenis, era el día de otra Mónica, la joven boricua de 22 años Mónica Puig.

Sólo han pasado dos semanas en la nueva vida de Puig. Apenas quince días desde que en Río de Janeiro ganara la primera medalla de oro olímpica de la historia para Puerto Rico. El inesperado triunfo –Puig es la 35ª en el ranking mundial- lanzó al estrellato a la joven residente en Miami, que ya se encuentra en Nueva York para arrancar este lunes la andadura en su cuarto Abierto de Estados Unidos. Esta vez, con todos los focos puestos sobre ella.

“En los últimos días he recibido muchos mensajes negativos diciendo ‘veremos cómo le va en el US Open’ o ‘esto fue un golpe de suerte’”, comentó Puig, que jugará mañana lunes contra la china Sasai Zheng, número 60 del mundo. “Pero si pasa eso y el US Open no va bien, pues no va bien. Es la realidad: siempre va a haber un porcentaje de victorias y de derrotas. Pero lo que es seguro es que voy a prepararme al 100% para salir a la pista el lunes y hacer mi trabajo”.

“Y sé que los Juegos Olímpicos no fueron una casualidad para mí porque he tenido que trabajar muy duro para llegar a donde estoy. Sé las horas, las lágrimas y el sudor que me ha costado. Ha sido muy difícil, pero ese momento nadie me lo va a quitar”, aseguraba Puig poco después de participar en el Arthur Ashe Kids’ Day, el día que el US Open dedica a los más pequeños, con el estadio central lleno de niños divirtiéndose con la presencia de jugadores como la estadounidense Venus Williams, el argentino Juan Martín del Potro y la propia Puig.

Los tres participaron en diferentes juegos de habilidad. También hubo actuaciones musicales de FloRida, Sophie Beem, Zara Larsson y más. Todo ello con fines benéficos.

Puig con la medalla de oro junto a los estadounidenses Steve Johnson y Venus Williams.
Puig con la medalla de oro junto a los estadounidenses Steve Johnson y Venus Williams.

“Fue una experiencia buenísima”, dijo Puig, que llevaba la medalla de oro colgada del cuello. “El año pasado pude jugar en el Arthur Ashe y poder caminar en esa cancha otra vez… se me pararon los pelos, pero fue muy divertido”.

Ahora la puertorriqueña debe dejar a un lado las celebraciones y aguantar la presión generada por su reciente triunfo. Aunque parte como la sembrada número 32, muchos ya miran al posible cruce de tercera ronda contra la española Garbiñe Muguruza, número 3 del mundo, a la que ya ganó en Río de Janeiro.

“Ahora estamos en el US Open y voy a tratar de terminar la temporada tan fuerte como la he comenzado”, aseguró Puig.