Obama pide que nueva junta fiscal para Puerto Rico trabaje de forma “abierta” y consensuada

El presidente Barack Obama hará el anuncio oficial esta tarde
Obama pide que nueva junta fiscal para Puerto Rico trabaje de forma “abierta” y consensuada
El capitolio de Puerto Rico. Joe Raedle/Getty Images

WASHINGTON.- El presidente Barack Obama divulgó este miércoles los nombres de los  siete integrantes de la junta de control fiscal para Puerto Rico que supervisará la reestructuración de la masiva deuda pública en la isla, y pidió que la entidad trabaje en el marco de un “proceso abierto” y de forma consensuada.

En un comunicado emitido por la Casa Blanca, Obama afirmó que los integrantes de la junta no solo tienen amplias destrezas y experiencias sino que tienen profundo conocimiento “de lo que se necesita para bregar con este complejo reto y poner de primero al pueblo puertorriqueño”.

La junta, afirmó Obama, tendrá que establecer “un proceso abierto” para trabajar con el pueblo y el gobierno de Puerto Rico, además de tomar decisiones de forma “consensuada”.

“La tarea por delante para Puerto Rico no será fácil pero confío en que Puerto Rico está a la altura del reto de estabilizar su situación fiscal, restablecer el crecimiento (económico) y construir un mejor futuro para todos los puertorriqueños”, puntualizó Obama.

La Casa Blanca adelantó el anuncio oficial debido a la filtración de los nombres de los siete integrantes a la prensa, incluyendo a este diario.

Fuentes legislativas, que pidieron el anonimato por no estar autorizadas para divulgar los nombres, habían adelantado a este diario que tres de los integrantes fueron recomendados por legisladores demócratas mientras que los cuatro restantes son recomendados por legisladores republicanos.

Darren Soto: Puerto Rico “no está fuera de peligro”

Los tres integrantes demócratas son Ana Matosantos, exdirectora de Finanzas de California (2009-2013); José Ramón González, presidente del Federal Home Loan Bank de Nueva York, y Arthur González, exmagistrado del tribunal de bancarrotas de Manhattan y ahora analista y profesor de la Facultad de Leyes de la Universidad de Nueva York.

Los cuatro republicanos son Carlos M. García, expresidente del Banco Gubernamental de Fomento (BGF) bajo el gobierno de Luis Fortuño, y fundador de BayBoston Managers, LLC; José Carrión, cofundador del bufete legal Carrión, Laffitte & Casellas; Andrew Biggs, analista del conservador American Enterprise Institute, y David Skeel, profesor de leyes de la Universidad de Pensilvania.

Los nombres fueron reportados inicialmente por Bloomberg.

Puerto Rico: “Quien colabora con la junta colabora con la colonia”

La tarea de la junta

La junta es una de las exigencias de la ley “PROMESA” aprobada por el Congreso y promulgada por Obama en junio pasado, para hacer frente a la asfixiante crisis fiscal en Puerto Rico pero que de inmediato suscitó críticas de legisladores dentro y fuera de EEUU.

De acuerdo con la legislación, la junta deberá nombrar a su director ejecutivo en un plazo de 30 días tras su formación, además de que revisará  el plan fiscal que presente próximamente el gobernador Alejandro García Padilla.

La ley “PROMESA” no desembolsa fondos para Puerto Rico pero, sin embargo, le acarrea gastos relacionados con su implementación, al son de unos $2 millones al mes.  Sus detractores también han señalado que, aunque la junta tiene a integrantes puertorriqueños, nadie los eligió.

Puerto Rico: AI exige seguridad a manifestantes que se oponen a “PROMESA”

El pasado 1 de julio, y por primera vez desde la década de 1930, Puerto Rico cayó en morosidad en el pago de casi mil millones de dólares de su deuda pública.

La junta creada dentro de la ley “PROMESA” estará a cargo de supervisar la deuda pública de más de $70,000 millones que Puerto Rico tiene con los bonistas, una crisis que ha golpeado con especial dureza a jubilados y empleados públicos en la isla.

Daniel Hanson, un analista de la empresa Height Securities, dijo hoy en un informe que la selección de expertos beneficiará a los acreedores porque, aunque habrá competencia de otras prioridades fiscales para Puerto Rico, la junta tomará en cuenta sus necesidades.

Y el comisionado residente de Puerto Rico, Pedro Pierluisi, aplaudió que Obama haya designado a los miembros de la junta “de manera reflexiva y oportuna”,   y expresó confianza en que si, conforme  a la ley “PROMESA”, ésta trabaja conjuntamente con los acreedores y el empresariado en “espíritu de cooperación”,  entonces se podrá “empezar a reencaminar a nuestra Isla, mejorar la calidad de vida de nuestra gente y detener la ola de migración a los estados”.

“El éxito requerirá mucho trabajo y sacrificio, pero vale la pena”, afirmó Pierluisi.

Mientras, el estratega demócrata y ex subdirector de la Administración de Asuntos Federales de Puerto Rico en Washington, Federico de Jesús, consideró que “es importante que el gobierno de Puerto Rico defienda los intereses del pueblo ante la junta y que actúe responsablemente para que el país pueda recuperar la prosperidad y su gobierno propio lo antes posible”.

Por su parte, el legislador demócrata de Illinois, Luis Gutiérrez, de origen boricua, que desde siempre ha criticado lo que considera como falta de transparencia de la junta, instó hoy a sus  integrantes a que “renuncien al secretismo y se comprometan con una gobernación abierta y transparente” en la isla.

De lo contrario,  “esta no junta no será aceptada por el pueblo puertorriqueño y fracasará en su misión”, advirtió Gutiérrez, quien prevé enviarles una carta exigiendo transparencia sobre sus votos, reuniones públicas y privadas, y la plena documentación de sus actividades.

Haciendo referencias bíblicas a Poncio Pilato, quien gobernó sin rendir cuentas, Gutiérrez dijo que “esos días se acabaron”, y los puertorriqueños no son “ni conquistados ni esclavos”.