Puerto Rico, sus encantos más allá de las playas (fotos y videos)

Destinos turísticos de reciente auge que debes explorar en la "Isla del Encanto"
Puerto Rico, sus encantos más allá de las playas (fotos y videos)
La Cueva Ventana en Arecibo recibe a turistas de distintas partes del mundo.

Pequeña en tamaño, pero grande en tesoros. Más allá de las playas que hacen a Puerto Rico un destino turístico siempre prometedor, la magia de la “Isla del Encanto” también se halla “monte adentro”, en la profundidad de su vegetación, la serenidad de sus lagos y el brío de sus cascadas. La antilla reúne en un territorio de 110×40 kms un mosaico de paisajes para quienes buscan desde aventuras extremas hasta el atardecer más colorido.

Con los años, no sólo los puertorriqueños residentes en la Isla, sino los que regresan para vacacionar o visitar a sus familias, han convertido en favoritos espacios que décadas atrás o no existían o simplemente eran desconocidos para la mayoría.

Aquí algunas sugerencias sobre lugares para vacacionar que, apostamos, te darán ganas de pasar mucho más que una semana en Puerto Rico:

El Ataúd

Este río en Adjuntas –centro del país– es perfecto para pasar un día en familia o con amigos. A través de la carretera PR-522 llegas a esta gema que cuenta con varias cascadas; la más grande se extiende por, aproximadamente, 20 pies hasta caer y formar una piscina natural. Puedes aprovechar el viaje, para hacer una parada en Casa Pueblo, organización sin fines de lucro enfocada en la defensa de los recursos naturales de la isla.  No muy lejos, está el Puente La Hamaca. También conocido como “El Puente Colgante”, camino construido entre 1934 y 1941, para transportar los materiales para el desarrollo del lago. Mientras caminas sobre el puente, puedes deleitarte con la vista del Lago Garzas, favorito de los “kayakeros”.

ataud1
Río El Ataúd, en Adjuntas. (Suministrada/Marielis Acevedo Irizarry)
ataud2
Este río es el deleite de grandes y chicos. (Suministrada/Marielis Acevedo Irizarry)
la-hamaca
Puente La Hamaca, en Adjuntas. (Suministrada/Marielis Acevedo Irizarry)

Toro Verde

¿Asiduo de los deportes extremos? Este parque ecológico en Orocovis en el pleno corazón de la isla, promete elevar tu adrenalina 100%.

Su “zipline” “El Monstruo”, el más largo del mundo (equivalente a 20 canchas de fútbol), atrae a decenas de turistas y residentes durante todo el año.  Si luego del lanzamiento, te quedan fuerzas, puedes optar por “El Laberinto del Toro”, un área de circuito de cuerdas con puentes de suspensión, entre otras alternativas.

Pero lo maravilloso de la experiencia de este parque trasciende sus atracciones. Por cada tirada, Toro Verde dona $2 a la Fundación de Ricky Martin en su lucha contra la trata humana. En mayo pasado, el cantante boricua se lanzó a la aventura. En este video, lo puedes ver:

View this post on Instagram

#Zipline in #PuertoRico #ToroVerde #ecoturismo #80mph #longestziplineintheworld by #Guinness #zikafree @rickymartinfoundation

A post shared by Ricky (@ricky_martin) on

Lago Dos Bocas

Un paseo en bote mientras las montañas te saludan. Un viaje que te conectará con tu ser interior…de eso se trata la travesía en la que se cruza este lago en Utuado. Los visitantes a este espacio verde pagan por el viaje en bote desde el muelle embarcadero. La opción de visitar alguno de los restaurantes ubicados a lo largo de la extensión de agua al tope de las montañas,  te permitirá una vista panorámica del lago, al tiempo que saboreas las delicias de la comida boricua.

Cueva Ventana

Al norte, en el pueblo de Arecibo, ubica uno de las maravillas más visitadas de la isla en años recientes por turistas de lugares tan distantes como Myanmar.

20160320_111653
Cueva Ventana, en Arecibo. (Suministrada/Marielis Acevedo Irizarry)

Una montaña de piedra caliza con un hoyo que permite una vista espectacular del valle del Río Grande de Arecibo es el espacio perfecto para una foto de tarjeta postal.

Antes de llegar a la cueva, los visitantes aprenden de la flora y fauna del lugar por medio de recorridos con guías.

Pozo de Jacinto

En el oeste de la isla, cerca de la playa Jobos en Isabela, se encuentra un enorme hoyo de 30 pies de profundidad creado naturalmente en una zona rocosa y desde el que se puede apreciar el choque de la marea embravecida.

Al espacio lo rodea una leyenda que indica que si llamas tres veces a Jacinto con la frase “¡Jacinto, tráeme la vaca!”, su furia se manifiestará en el movimiento del agua.  Según el relato, el joven que llevaba diariamente las vacas a pastar, se precipitó al pozo junto con el animal; desde ese momento, su espíritu no deja de rondar el espacio.

Playa Sucia

Paradojicamente, esta playa en Cabo Rojo no tiene nada de sucia. Su agua turquesa y arena blanca la hace una de  las favoritas de locales y extranjeros.  También llamada “Playuela”, es más un espacio virgen para esos que quieran alejarse del bullicio de otras playas del pueblo como Combate y el balneario de Boquerón. De paso, puedes visitar el faro Los Morillos (construido por los españoles en 1881). Desde allí, la vista del Mar Caribe te dejará sin aliento.