Promueven resolución para que NYC siga siendo santuario para inmigrantes

El Concejo votará este martes la iniciativa con la que la Ciudad mantiene su postura de defensa a indocumentados

Desde el mismo momento en que Donald Trump fue elegido como el próximo presidente de Estados Unidos, tanto el alcalde como el Concejo de Nueva York manifestaron públicamente su apoyo total a los inmigrantes que viven en la ciudad.

Y reafirmando su compromiso con los más de 500,000 indocumentados que hay en los cinco condados, este martes el Concejo someterá a votación una resolución para seguir manteniendo a Nueva York como una ciudad santuario y garantizar que todos los inmigrantes tengan acceso a servicios legales gratuitos o de bajo costo.

Así lo dio a conocer la presidenta del Concejo, Melissa Mark-Viverito, quien advirtió que la iniciativa pretende dejar claro una vez más, que a pesar de las amenazas que Trump ha lanzado contra la comunidad inmigrante, Nueva York hará lo que sea necesario para proteger a su gente.

“A pesar de las propuestas crueles y anti-inmigrantes del presidente electo, Nueva York va a defender las protecciones que ya hemos puesto en marcha, y vamos a ampliarlas donde sea apropiado, para proteger los derechos de los inmigrantes neoyorquinos”, aseguró la líder política. “El presidente electo no puede estremecer nuestra resolución. Somos neoyorquinos y vamos a estar unidos contra la injusticia y en apoyo del Estado de Derecho”.

Javier H. Valdés, codirector de la organización Se Hace Camino Nueva York, aplaudió la manera como la Ciudad ha asumido la defensa de los inmigrantes, especialmente con este tipo de medidas municipales.

“Valoramos el compromiso del Concejo de la Ciudad de estar con la comunidad de inmigrantes trazando una línea clara entre la aplicación de las leyes de inmigración y la aplicación de las leyes locales”, dijo.

“Los santuarios fuertes, de corazón mantienen a las familias juntas y hacen que todas las comunidades sean más seguras. Esperamos trabajar con el Concejo para asegurarnos de que Nueva York siga siendo líder en este frente”. agregó.

Actualmente varias órdenes y leyes locales garantizan, entre otras cosas, que sin importar el estatus migratorio, los neoyorquinos puedan recibir los servicios que proveen las diferentes agencias. Asimismo las normativas de la ciudad advierten que ningún empleado ni oficial puede entregar información confidencial ni de inmigración.