Un trabajo rápido para inquilinos con problemas

La Unidad de Apoyo a Inquilinos ha entrado en contacto con más de 114,840 hogares principalmente en zonas de rezonificación
Un trabajo rápido para inquilinos con problemas
Mexicana Patricia Gonzalez, residente de East Harlem se beneficia del programa del Alcalde Bill de Blasio "Unidad de Apoyo al Inquilino. /Mariela Lombard
Foto: Mariela Lombard / El Diario

La semana pasada la puerta de la entrada del pequeño apartamento de Patricia González dejó de abrir y cerrar. Llevaba meses dándole problemas y aunque la empresa que gestiona el edificio de Harlem donde reside mandaba a alguien para arreglarla, nunca terminaba de estar bien. “Una vez me quedé con la manija en la mano”, explicaba esta mexicana de 38 años. “No tengo muchas cosas de valor pero mi trabajo me han costado”, decía esta mujer que se dedica a la limpieza de hogares al comentar lo urgente que era un arreglo definitivo.

El miércoles cuando dejó de funcionar llamó finalmente a Karina Jiménez. El jueves ya estaba arreglada. La cocina que también tenía problemas, también.

Jiménez es  la directora de relaciones con las comunidades de la Unidad de Apoyo a Inquilinos del Alcalde (Tenant Support Unit) y sus gestiones le han ayudado a González más de una vez en lo que va de año.

Patricia Gonzalez con Karina Jimenez del programa de Unidad de Apoyo al Inquilino, quien trabaja personalmente con los residentes con problemas en la vivienda. / Mariela Lombard
Patricia González (al fondo) con Karina Jiménez del programa de Unidad de Apoyo al Inquilino, quien trabaja personalmente con los residentes con problemas en la vivienda. / Mariela Lombard

Esta mujer, que vive con sus cuatro hijos y su joven nieto en un humilde apartamento en el que lleva 12 años, abrió, sorprendida, la puerta de su casa un día de enero de este año al personal de esta Unidad que simplemente llamó. Sin entrar en la vivienda le mostraron su identificación de esta oficina creada en julio de 2015 para echar una mano a los inquilinos. “No entramos en las casas por cuestiones de riesgo legal”, explica Jiménez. Pero esta es una oficina proactiva y lo usual es que el personal llegue a las puertas de los apartamentos de renta estabilizada o controlada en zonas de rezonificación de la ciudad y llamen.

“A los inquilinos les preguntamos por el estado general de la casa, por sus quejas por el mantenimiento y reparaciones, lo que creen que no está conforme a los códigos y luego ponemos su caso en conocimiento de la agencia que competa de la ciudad para que se llegue a una solución con el casero”, explica Jiménez. Esta directora cuenta que cada inquilino tiene una relación personal con uno de los 30 miembros, la mitad de ellos multilingües, de esta unidad y por eso González y ella han estado en comunicación.

“Antes llamábamos a la oficina del casero, dejábamos mensajes y o no nos contestaban o nos daban largas”, explica González tras recordar que ha tenido problemas como el suelo levantado, moho en el baño donde se caían las baldosas y el techo con las constantes fugas de agua. Desde que conoce a Jiménez, todo ello ha sido reparado ya e incluso le han pintado un apartamento en el que se pasó la brocha la última vez en 2007. Y con celeridad. A los dos días después de la visita que le sorprendió a la entrada de su casa “vinieron a empezar a reparar porque la Unidad de Apoyo hizo un reporte e hicieron un seguimiento constante”, cuenta esta inquilina.

González, que paga $1,400 al mes por el apartamento, dice que “la presión parece que funciona”. “A mi me ha cambiado mucho la vida porque tengo más confianza y me respetan más como inquilina”, explica.

Jimenez dice que el trabajo de la unidad, centrado en estas áreas que se están rezonificando o están en la lista para serlo, y que normalmente llaman a las puertas de las personas que pueden necesitarles. “Pero también crecemos orgánicamente al llevar más de un año trabajando, Patricia habla de nosotros con otras personas por ejemplo o nos ven con la credencial en la calle y los inquilinos hablan con nosotros”. Adicionalmente se hacen reuniones con la colaboración de organizaciones comunitarias en lugares como bibliotecas y a veces los concejales de la zona indican los edificios donde puede haber problemas. En el caso de Patricia González fue la presidenta del Concejo, Melissa Mark Viverito la que puso a esta unidad de apoyo en ruta al edificio donde vive.

Énfasis en áreas de rezonificacion

Esta Unidad es una herramienta más que la oficina del alcalde Bill de Blasio ha puesto en marcha para trabajar con inquilinos en general pero sobre todo en los vecindarios que tienen plan de rezonificación como East Harlem, Jerome Avenue en El Bronx o East New York en Brooklyn, entre otros. Karina Jiménez, directora de relaciones con comunidades de esta oficina, explica que se está trabajando mucho en el área de Inwood y Harlem.

De lo que se trata es de proteger ante el acoso y cumplir con los contratos de personas que están en posición vulnerable en áreas donde va a haber cambios en la política urbanística y la vivienda.

Cifras de la Unidad de Apoyo a Inquilinos del Alcalde

Desde julio de 2005,

  • Se ha entrado en contacto con 111,842
  • Se han hecho 60,892 llamadas a inquilinos
  • Hay 1,588 casos abiertos
  • Se han cerrado 2,827
  • Los casos totales ascienden a 4,415