La clase media latina de NYC también tiene problemas de dinero

La presión de los gastos básicos dificulta el ahorro para la jubilación

No es sorprendente lo mal que ha sentado la futura subida del boleto del transporte público entre los latinos. Su costo es una preocupación para los bolsillos de los latinos que están sufriendo estrecheces diariamente debido a los altos costos básicos diarios. De hecho, y según ha revelado AARP, los latinos de la generación X (nacidos entre 1965 y 1980) y los Baby Boomers (nacidos entre 1946 y 1964) dudan que puedan contar con recursos para la jubilación.

Y este problema no solo es de quienes tienen bajos ingresos sino también de los que están en la categoría que puede llamarse clase media, es decir, quienes se embolsan entre $40,000 y $120,000 al año.

La tabla de salvación que históricamente ha supuesto pertenecer a la clase media ha dejado de serlo para estos residentes en la ciudad ya que más de la mitad de quienes tienen entre 34 y 54 años y 41% de los boomers que tienen ingresos de clase media se enfrentan con dificultades financieras y simplemente van saliendo del paso. En el caso de las personas de bajos ingresos los porcentajes se disparan por encima del 75% en ambos grupos demográficos latinos.

En una ciudad donde hay barrios como en Harlem en los que los apartamentos de una habitación rondan los $2,100 al mes, según la empresa de búsqueda de alquileres Zumper,  los costos de vivienda se convierten en el primer factor que estresa las cuentas de las familias, seguido de los recibos de la luz, el seguro de la salud y el transporte.

como_le_va

La cada vez más inestable clase media apenas puede pensar en gastos futuros cuando apenas llega a los presentes. Por eso más del 58% de estas dos generaciones en este rango medio de ingresos está preocupada por no tener lo suficiente para retirarse o mantener el estilo de vida que esperan. Entre los más jóvenes, incluso el 59% de los que tienen altos ingresos se preocupan por esta causa. “Nueve de cada 10 latinos dicen que es difícil ahorrar para la jubilación”, dijo recientemente Don Levy, director del Instituto de Investigaciones de Sienna College.

De hecho se espera un éxodo de la ciudad cuando los latinos que tienen entre 34 y 54 años lleguen a la edad de jubilación. Más de la mitad de ellos planea mudarse fuera de Nueva York.

Según el estudio de la AARP la mayor parte e los latinos no conoce hasta dónde pueden llegar los beneficios del Seguro Social y tampoco han investigado los del Medicare. Casi el 80% no ha hecho planes para la jubilación. Un estudio de Prudential revelaba hace unos años que incluso quienes tienen acceso a cuentas 401k en sus empresas no participaba en ellas.

Un alto porcentaje de latinos no ha hecho planes para afrontar gastos médicos y hay mucho que trabajar en esa área. ¿Por qué? Porque solo el 11% de ellos podría pagar los estimados $476 mensuales que por pareja se dedica al cuidado de la salud.

¿Cómo se soluciona?

Beth Finkel, directora estatal de AARP Nueva York renovó recientemente su petición de que los líderes electos creen las herramientas para ayudar a que los ciudadanos ahorren y protejan los beneficios que han ganado. Es algo crítico cuando más de la mitad de los empleados en edad de trabajar no pueden participar de un plan de ahorro en el trabajo como el 401k. Peor aún el 60% de los mileniales no tiene un plan de ahorro para el retiro.

En ese sentido esta asociación explica que hay un fuerte apoyo para una opción de ahorro en el trabajo que se facilite por el estado para los trabajadores del sector privado que no pueden optar a 401k. AARP lleva meses abogando por un sistema así automático con deducciones de nómina que dé a los empleados la opción de excluirse.

El Tesoro federal puso en marcha el programa MyRA para empezar estos ahorros y permitió a los estados crear planes propios. El gobernador Andrew Cuomo lanzó la comisión “NY Smart” para estudiar la situación de los ahorros para la jubilación proponer soluciones.

El seguro social es una red en la que cada vez menos personas depositan su confianza sin dudar. El 44% de los encuestados por AARP esperan contar con este cheque para la mayoría de sus ingresos de la jubilación y el 84% de la generación X y los boomers piensan que hay problemas para que el Seguro Social permanezca disponible para las generaciones futuras.

 

Costo de ayuda

Tener ayuda en el hogar para los mayores cuesta una media de $52,620 anuales. El promedio de costo de un hogar de ancianos en Nueva York supera los $144,000 anuales.