La Gran Manzana sufre de presión alta

Estudios de las autoridades de Salud indican que aumentaron las tasas de hipertensión en la ciudad, especialmente entre afroamericanos y latinos

Muchas personas, principalmente afroamericanas, latinas y pobres, están muriendo prematuramente en la ciudad de Nueva York y el culpable tiene nombre y apellidos: presión arterial alta.

Según nuevos reportes dados a conocer este lunes por el Departamento de Salud e Higiene Mental de la ciudad (DOHMH), más de uno de cada cuatro neoyorquinos (1.8 millones de personas), sufre de hipertensión.  Esto representa un aumento del 11% en la prevalencia de la enfermedad en la última década.

La hipertensión o la presión arterial alta es uno de los principales factores que contribuye a males cardíacos y accidentes cerebro-vasculares, dos enfermedades que en conjunto representan 1 de cada 5 muertes prematuras (menores de 65 años) en la ciudad de Nueva York.  

El primer reporte (Epi Data Brief), llamado: “Hipertensión en la Ciudad de Nueva York: Disparidades en la Prevalencia”, destaca que hay poblaciones que tienen una mayor tasa de hipertensión y describe cómo muchos neoyorquinos no están cumpliendo con las recomendaciones para llevar un estilo de vida saludable que son importantes para prevenir la hipertensión y sus complicaciones.

“La hipertensión es una de las principales causas de enfermedad cardíaca y accidente cerebro-vascular. Es una condición que la mayoría de los neoyorquinos tiene o está en camino de desarrollarla, pero este no tiene que ser nuestro destino”, dijo la Comisionada de Salud, la doctora Mary T. Bassett.

“Los informes que publicamos hoy también destacan las sorprendentes disparidades en la carga que la hipertensión tiene en particular entre las poblaciones negras y latinas, así como las personas que viven en barrios de alta pobreza”, agregó Bassett.

Según los reportes del DOHMH, la hipertensión es más común entre los adultos afroamericanos y los latinos en comparación con los blancos (35% y 33% frente a 24%) y los que viven en barrios muy pobres en comparación con los que viven en barrios pobres (32% frente al 24%).

Otro dato preocupante es que, aunque la hipertensión suele ser más común entre los adultos mayores, más de uno de cada diez adultos menores de 45 años de edad declaró tener hipertensión en 2015.

El segundo Epi Data Brief, titulado: “Hospitalizaciones por Hipertensión y Morbilidad Relacionada en la Ciudad de Nueva York”, muestra que hubo casi 100,000 hospitalizaciones por hipertensión, enfermedad cardíaca o accidente cerebro-vascular en 2014, totalizando más de medio millón de días en el hospital.  

Como parte del ambicioso plan del alcalde Bill de Blasio conocido como “OneNYC”, que tiene como meta reducir la mortalidad prematura entre los neoyorquinos en un 25% por ciento para 2040 y como parte del objetivo de las autoridades de Salud de reducir la ingesta de sodio en la ciudad, el DHOMH anunció que convocará a expertos a una reunión en el 2017 para discutir y desarrollar un plan de acción para reducir las tasas de hipertensión.

Según las mismas autoridades de Salud, una de las principales razones por las cuales han aumentado las tasas de esta enfermedad en la ciudad es porque muchos neoyorquinos (40%) no están cumpliendo con las recomendaciones de llevar  un estilo de vida saludable como por ejemplo, consumir menos de 2,300 mg de sodio (sal) al día, que es la cantidad límite diaria recomendada. Además de comer una dieta saludable y con bajo contenido de sodio, también se les sugiere estar activos y mantener un peso saludable.

Para obtener más información visite nyc.gov o llame al 311 para solicitar copias gratuitas del Boletín de Salud para la Presión Arterial.