Analizan pagarle extra a policías por usar cámaras corporales

La Ciudad no ha confirmado la medida que buscaría darles un aumento de 1% a los uniformados que participen en el programa
Analizan pagarle extra a policías por usar cámaras corporales
Unos 1,000 oficiales tendrán cámaras corporales en el 2017.
Foto: Getty Images

Entre las medidas analizadas por el Departamento de Policía (NYPD) para evitar más casos de brutalidad policial está el instalar cámaras corporales en los uniformados, pero esta es una medida que no ha sido bienvenida por todos los oficiales.

Por esto, y según señalan reportes de algunos medios locales, la Ciudad estaría considerando una medida para aumentar el sueldo en 1% a los uniformados que voluntariamente decidan usar los dispositivos.

La propuesta, que sería presentada ante el Concejo Municipal, entraría en vigor en la primavera del 2017 y  beneficiaría a por lo menos 1,000 agentes, que formarán parte de la primera fase de la implementación de estas cámaras a los patrulleros en los cinco condados.

Para el policía retirado y ex presidente de la Sociedad Hispana del NYPD, Dennis González, la propuesta no hace sentido.  “Creo que causaría tensión entre los oficiales”, dijo González, al explicar que los policías, por el sólo hecho de llevar las cámaras ganarían más, aunque estarían haciendo el mismo trabajo que el resto.

Además, agregó González, el aumento no sería un buen incentivo porque es tan bajo que es insuficiente, ya que representaría alrededor de sólo $200 mensuales.

“Personalmente pienso que está en juego un poco de política, lo que se busca es satisfacer a los activistas que  quieren las cámaras”, expreso el oficial retirado, añadiendo que al final del día el alcalde Bill de Blasio está tratando de ganar más votos creando una narrativa anti las uniones policiales.

La medida había sido propuesta en las mediaciones entre la Ciudad y el Sindicato de Patrulleros (PBA) cuando se discutió el nuevo citrato colectivo, pero fue más como parte de un proceso de intercambio de ideas y no representaba una decisión final.

“Aunque el pagarles a los oficiales por portar las cámaras no resolverá los problemas, por lo menos es una señal de que reconocen sus deberes y el creciente peso que han debido asumir por requerimiento de la Ciudad, sin que  hayan tenido una compensación adicional”, dijo en una declaración escrita el presidente de la Asociación Benevolente de Patrulleros (PBA) Patrick Lynch.

Según el líder sindical, las cámaras corporales representan una preocupación seria sobre los derechos y la seguridad de ambos, los oficiales y el público. Lynch expresó además que los miembros del PBA merecen más de lo que la Ciudad ha propuesto.

El presidente de la Organización de Oficiales Dominicanos, Ángel Fermín, expresó que en general las cámaras corporales ayudan a vindicar a ambos policías y el público. Sin embargo, añadió que “el costo y los asuntos de privacidad tienen que ser solucionados para crear políticas bien analizadas en vez de apresuradas”.

Programa piloto

El proceso de implementar el programa piloto de cámaras corporales fue un mandato de la jueza federal Shira Scheindlin, tras declarar en el 2013 que la forma que el NYPD practicaba el stop and frisk era  inconstitucional.

La fecha de inicio de este programa se sigue atrasando por lo complejo que ha sido definir cuándo es apropiado que un policía prenda o apague la cámara, y cómo se guardarán las grabaciones.

El programa pilotó terminó en marzo pasado y dentro del proceso de adecuación se eligió a la compañía contratista VieVu como la firma que proveerá las cámaras, a un costo de $6.4 millones

Beneficios para todos

Al ser consultados sobre las versiones del presunto incentivo para los uniformados que acepten usar las cámaras corporales, Austin Finan, vocero de la Alcaldía, aseguró que no podía confirmar esa información, pero reiteró que el tema de los nuevos dispositivos forma parte del compromiso del mandatario local para mejorar la seguridad y las relaciones entre la Uniformada y la comunidad.

Bajo la administración del alcalde De Blasio, el Departamento de Policía de Nueva York ha puesto en marcha el programa piloto de cámaras corporales, reentrenando a sus oficiales y estableciendo nuevas directrices de la Guía del Uso de Fuerza, todo ello parte de la promesa del Alcalde de fortalecer la relación entre la policía y las comunidades a las que sirven así como su compromiso de reducir el crimen desde niveles mínimos históricos”, aseguró Finan.

Asimismo, el funcionario manifestó que el uso de las cámaras contribuirá a que haya mayor claridad en los  hechos, tanto para uniformados como para la ciudadanía.

“El despliegue formal de cámaras corporales aumentará la transparencia, mejorará aún más la forma en que nuestra ciudad será vigilada y asegurará que la conducta de los policías y del público se mantenga a un nivel más alto”, agregó.

Un tema político

El Concejo por su parte prefirió no emitir ningún comentario al respecto y aseguró que ese es un tema que debe ser manejado directamente por la administración De Blasio y el NYPD.

Cabe recordar que en lo que va corrido del año esta no es la primera vez que se registra una controversia alrededor de nuevas medidas y protocolos implementados por la NYPD.

En medio de la llamada reforma a la Policía, que se ha venido promoviendo en el 2016, la presidenta del Concejo Melissa Mark-Viverito estuvo en el ojo del huracán tras duros señalamientos de diferentes organizaciones que la criticaron por haber apoyado lo que definieron como una negociación a puertas cerradas para hacer cambios en la Uniformada, en vez de hacerlo a través de la presentación de medidas legislaivas.

El NYP inició en septiembre pasado un proceso de entrenamiento de sus oficiales para actualizar los protocolos de inspecciones, pero esto no convenció a quienes consideran que ese debe ser un asunto de ley que tendría que ser aprobado de manera transparente en el seno del Concejo y no solo al interior de la NYPD.

Incluso familias de personas muertas a manos de policías en Nueva York acusaron a Mark-Viverito de haber bloqueado el paso de la Ley del Derecho a Saber y haber dejado el tema como un asunto interno manejado por la policía, pero ella ha defendido su proceder como parte del empuje continuo de la Ciudad para lograr la reforma de la Policía.

Uso de cámaras:

1,000

oficiales tendrán cámaras corporales en el 2017.

20

cuarteles participarán de la primer fase de la iniciativa.

50

oficiales de cada cuartel estarán participando.

54

oficiales participaron en un programa piloto que terminó en marzo. Actualmente ningún oficial usa cámaras corporales.